Definición de Alimentación Saludable

Una parte esencial para lograr una buena calidad de vida es el desarrollo de una alimentación saludable, equilibrada y responsable. Debido al ritmo de las rutinas de la mayor parte de la población Occidental, así como también de los altos costos de este tipo de alimentación, es difícil lograr el objetivo y muchas veces casi imposible.

¿Cuándo surge la idea de comenzar a cambiar la alimentación?

Para comprender mejor a qué hacemos referencia cuando hablamos de alimentación saludable, tenemos que tener en cuenta que esta idea es muy reciente en la historia de la Humanidad. Esto se debe a que recién en las últimas décadas del siglo XX comenzó en Occidente a desarrollarse una conciencia más profunda sobre la importancia de cambiar alimentos más ricos en grasa y azúcares por otros más livianos. Con ello apareció el concepto de los productos light o dietéticos que han dado un vuelco revolucionario en la oferta de alimentos a gran escala, especialmente porque hoy en día casi todos pueden acceder a este tipo de productos.

La conciencia sobre la necesidad de llevar a cabo una alimentación más saludable es lo que ha permitido, en parte, que la expectativa de vida aumente y sobrepase los límites conocidos hasta el siglo pasado.

Características principales de este tipo de alimentación

La alimentación saludable se basa principalmente en cambiar la rutina y las tradiciones milenarias del ser humano que hacen que uno consuma una gran cantidad de harinas, grasas y azúcares. Si bien esto tiene que ver muchas veces con el clima y los recursos disponibles en cada región, una alimentación con bases más sanas supone el consumo de mucha mayor variedad de alimentos, especialmente alimentos bajos en grasas como las frutas, las verduras y semillas.

Al mismo tiempo, se recomienda consumir carnes y lácteos magros, grupos en los cuales los pescados y sus derivados comienzan a tener más lugar por ser livianos y con muy poca grasa. Por último, es importante bajar la cantidad de azúcares que provengan de golosinas, dulzuras, gaseosas, galletitas y otros panificados porque su valor alimenticio es casi nulo.

Las dificultades de mantener una buena alimentación

Hay dos razones principales por las cuales hoy en día es difícil mantener una alimentación saludable. En primer lugar, esto tiene que ver con el ritmo de nuestra vida en las grandes ciudades que nos quita tiempo para cocinar y pensar las dietas que consumimos, asimismo nos expone más fácilmente a alimentos manufacturados y procesados, altos en grasa y sal, así como también a comidas al paso que suelen no ser sanas.

Por otro lado, una alimentación variada y con mayor presencia de alimentos bajos en grasa, dietéticos, orgánicos y sanos implica un alto costo que no todos pueden pagar, por eso muchas veces esto se vuelve una utopía difícilmente realizable y es mucho más fácil y económico recurrir a alimentos ricos en harinas y proteínas grasas.

Imagen: Fotolia. Tatyana Sheina

Definición Siguiente >>