Definición de Amor



El amor es un sentimiento positivo que puede experimentar una persona hacia otra. Sin embargo, esta persona que lo experimenta (o siente) puede hacerlo por más de una persona. Quizás, este sentimiento esté muy ligado a una relación de pareja entre dos persona que se aman, pero también existen otros tipos de “amores”.

En general, en las relaciones de pareja, se comienza a experimentar amor cuando dos personas se atraen, no sólo por simples “gustos” respecto a lo físico, si no que también entran en juego otros aspectos: el compartir ideas o pensamientos acerca de determinada cosa, aspirar a similares proyectos de vida, atracción por el lado espiritual o intelectual de la otra persona. Es un conjunto de gustos y similitudes que llevarán a que la pareja prospere.

Como decíamos en la introducción, existen otros “amores”. Imaginemos ese que experimenta una mamá con su hijo, o por el contrario, el amor de un hijo hacia una madre. Puede existir también amor entre hermanos, tíos/sobrinos, nietos/abuelos. Podemos decir que en la familia, este sentimiento es más fácil de encontrar que en círculos sociales secundarios, o exteriores al seno familiar. Difícilmente, podamos encontrar un alumno que siente amor por su maestra, más allá de que exista respeto y cariño. Lo mismo sucede, por ejemplo, con compañeros o amigos del club del barrio, más que de amor, estaremos hablando de amistad. Pero, puede observarse que muchas personas expresan sentir amor por otras cuestiones, que no son precisamente personas: por ejemplo, amor hacia un club de fútbol, hacia los animales… En estos casos, el amor se relaciona con la pasión, esas cosas de la vida cotidiana que pueden extraer lo mejor de uno, incitarlo a sentirse pleno, a disfrutar. Muchas personas también pueden decir que aman lo que hacen: sea su trabajo, el trabajo voluntario en una organización, o ser por ejemplo estudiantes o amas de casa.

El amor existirá cuando no existan de por medio, otros sentimientos que se contraponen de manera negativa: el egoísmo, la soberbia, la avaricia, la envidia, la mentira, la desconfianza, la indiferencia, y su antítesis, el odio.

Para que exista amor la confianza plena, la actitud de la verdad, el compañerismo, el cariño, la paciencia, la comprensión y la solidaridad, son algunas de las actitudes positivas que contribuyen a maximizarlo.

Si bien entre dos personas puede existir el amor, también puede ocurrir que, pasado determinado lapso de tiempo, el sentimiento se corrompa, al menos en una de las partes. Por eso, vemos hijos que no hablan ni visitan a sus padres, hermanos que no se ven desde hace años, e incluso en las parejas, pueden decidir que la relación ha llegado a su fin porque el amor ya no existe entre ambos. Por eso, son tan comunes las situaciones de divorcio, que se trata de un trámite legal y civil que “desune” a dos personas que, anteriormente, habían contraído matrimonio.

>> Definición Más >>