Definición de Antivalores



Los antivalores son, como quizás la palabra lo deja en evidencia, lo contrario a los valores. ¿Y qué son los valores? Pues bien, son aquellas actitudes o acciones del ser humano que, mediante una escala “de valores”, de acuerdo a la ética, se juzgan como correctas y positivas. Los antivalores entonces, de acuerdo a la misma escala, se juzgan en sentido contrario, como incorrectos y negativos. En general, cada valor tiene su contrapuesto, un antivalor determinado.

Los valores han sido proclamados (o más bien, identificados) para que las personas dentro de una sociedad conozcan o dimensionen qué escala de actitudes sociales deben ser consideras correctas, y en este sentido, pilares para lograr una sociedad justa, en paz y armonía. Así como las personas que “cultivan” en su accionar diario los valores éticos correctos, las personas que ejercen actitudes basadas en antivalores pueden ser progresivamente aislados socialmente. Porque en la escala ética, también se basan los sistemas legislativos de la mayoría de los países. Por ejemplo, la tolerancia es un valor, y la intolerancia un antivalor. La intolerancia puede derivar en xenofobia u homofobia, por poner sólo unos ejemplos, y esas actitudes, dependiendo de qué manera la exprese la persona, pueden tener consecuencias judiciales, si alguien realiza denuncias en su contra por daños y perjuicios.

En un nivel menor, quien tiene actitudes egoístas, hipócritas o de maltrato hacia personas o animales, puede ser socialmente repudiado y “aislado”. También a nivel macro o global, se consideran antivalores la esclavitud y la guerra, que son lo contrario a la libertad y a la paz.

En muchos casos, los antivalores están relacionados a características de la personalidad de la persona, la cual los emplea para objetivos específicos: la corrupción, la deshonestidad, la envidia, el egoísmo, la soberbia, la avaricia. Un objetivo de la deshonestidad puede ser, por ejemplo, las ansias de enriquecimiento, aunque éste se realice de manera ilícita. Incluso, existen patologías relacionadas a antivalores como la cleptomanía que es la mania de robar o la mitomanía, que es aquella persona que muchas veces de manera inconsciente, tiende a mentir. En estos casos, pueden ser tratados psicológicamente, y mediante terapia, afrontar estas patologías, que de no hacerlo, pueden derivar en aislamiento social, pérdida de la confianza de familiares y amigos, problemas en el trabajo o dentro del círculo académico.

Es importante que, en la educación básica, los niños y adolescentes puedan no sólo estudiar valores y antivalores, si no comprender por qué son importantes y de qué manera contribuyen al bienestar social, y en definitiva, a la mejoría en la calidad de vida de todos quienes integran una sociedad determinada.

>> Definición Más >>