Definición de Conciencia



ConcienciaSe denomina conciencia a todo lo que el humano conoce, tanto de su entorno como de sí mismo. Derivado del latín, significa “con conocimiento” y desde allí se desprende la acepción que presentamos anteriormente. Si bien está muy ligado a la palabra consciencia, no tiene igualdad de significados, puesto que esta última, significa el estado de un ser humano frente a un acto, suceso o proceso, conociendo sus alcances, consecuencias y derivados.

La conciencia es, como toda la psiquis humana, un complejo misterio que científicos e investigadores se han empeñado con firmeza en develar, y lo han conseguido de manera progresiva a través del tiempo. Incluso, avanzando un poco más, en 2012, en una Convención celebrada en Cambridge (Inglaterra) , se reconoció en la declaración final que los animales también poseen conciencia, aunque mucho más al respecto aún no se sepa.

Además, en torno a la conciencia, los debates y estudios han girado en torno a cómo considerarla, si puede pensarse en términos puramente computacionales, y ligado a los impulsos y conexiones con el cerebro –lo cual supondría pensar que la actividad de la conciencia podría “fabricarse” o modelarse artificialmente- o bien como resultado de un proceso cognitivo, que se construye y forma a partir de la vida en sociedad y la relación e interacción con otros humanos.

Sea cual sea la postura que se adhiera, en la vida cotidiana usamos de manera frecuente esta palabra. ¿Y a qué nos referimos? Principalmente, solemos usarla para hacer referencia a la segunda acepción que expusimos en el primer párrafo, ligado al “ser consciente de”. Muchas veces alguien nos preguntó, “¿Pero vos sos consciente de los riesgos que estás enfrentando”, por ejemplo, si hemos querido comenzar un negocio o realizar una inversión.

Otras veces, cotidianamente, podemos escuchar la palabra conciencia asociada o conjuntamente utilizada con la sensación de culpa o peso moral por haber realizado alguna acción incorrecta. El famoso “cargo de conciencia” está ligado a esa sensación, desde mentirle a alguien por cualquier motivo (sobre todo si no se desea realmente mentir), hasta matar a una persona aún cuando fue en defensa propia porque esta entró a nuestra casa a robar.

Por eso, la conciencia no sólo es tema de reflexión y debate en lo puramente medicinal o clínico, si no también en lo filosófico. En filosofía, la conciencia es facultad de decisión, como sujetos que somos, y teniendo conocimiento de las consecuencias de nuestras decisiones, que se traducen en acciones o actitudes, a partir de la valoración del bien y del mal.

>> Definición Más >>