Definición de Demagogia

DemagogiaLa demagogia es una forma de manipulación a través de las palabras y es una práctica que se asocia normalmente a la actividad política.

La persona que realiza este tipo de comportamiento es un demagogo; un término que se utiliza habitualmente de una manera despectiva y con la intención de censurar los argumentos engañosos por parte de quien los emplea.

El debate político se basa en el uso de la palabra y tiene la intención de convencer a los demás sobre la validez de unas ideas. Para ello, el político puede recurrir a argumentos con una apariencia atractiva pero que, en el fondo, esconden la verdad. Por este motivo, demagogia se emplea como sinónimo de falsedad e hipocresía. Es una manera de comunicar algo para agradar al interlocutor, diciéndole lo que previsiblemente quiere oír.

No es fácil detectar la demagogia, ya que se manifiesta aparentemente como algo cierto y correcto, de tal forma que ante un argumento demagógico es difícil argumentar algo en contra, pues el discurso empleado resulta convincente para la mayoría.

El origen histórico

En el contexto de la civilización griega surgió la democracia en Atenas como una nueva forma de gobierno en el siglo V a. C. Los atenienses que tenían la condición de ciudadanos podían expresar sus ideas, participar en las asambleas y postularse como dirigentes de su comunidad. En estas circunstancias aparecieron individuos con ansias de poder, los demagogos.

Con su capacidad como oradores y con un discurso populista se dirigían a la población con propuestas seductoras. Algunos políticos se hicieron muy populares por estas técnicas y esto provocó la reacción de algunos filósofos (especialmente Aristóteles y Platón), quienes se opusieron a estos individuos manipuladores y para ello emplearon la palabra demagogo.

Aristóteles reflexionó en su obras de carácter político sobre la demagogia. Según este pensador, la democracia era una forma de gobierno válida pero que tenía ciertos peligros, puesto que los demagogos podían servirse de ella para su propio beneficio. En su opinión, un sistema democrático corrupto y degenerado desemboca en actitudes demagógicas.

Aristóteles demostró su enorme capacidad de análisis al definir al demagogo como aquel que halaga al pueblo para su propio provecho.

En el caso de Platón, sus argumentos contra la demagogia fueron más enérgicos. Al comprobar que algunas personas se amparaban en la democracia y engañaban al pueblo con falsas promesas y una actitud deshonesta, consideró que la democracia no resultaba un buen sistema de gobierno.

Definición Siguiente >>