Definición de Desayuno

Ya nadie puede dudar de cuán esencial es un desayuno en la vida de una persona, por el aporte que los alimentos hacen al cuerpo y también porque permite ordenar la rutina, haciendo que la persona deba organizar sus primeras horas y el resto del día a encarar.

Una necesidad que nadie puede dejar de lado

Los especialistas en nutrición sostienen que cada vez más el desayuno gana una gran importancia en lo que hace a la alimentación diaria de las personas. En este sentido, la calidad de vida actual y el estrés al que estamos sometidos, más las rutinas que no nos dejan tiempo para mucho, son todos elementos que nos obligan a comer a las apuradas y sin poder planear con tiempo nuestra alimentación. Es por esto que el desayuno es central porque para comenzar un buen día, con energías y buen ánimo, tomarse un tiempo para sentarse a desayunar es lo que hace la diferencia entre un buen y un mal día.

Además, también se sostiene que el desayuno debe estar compuesto por lo general de alimentos ricos en energía pero livianos para poder ser fácilmente digeridos, así como también alguna pieza de fruta.

La historia de una forma de alimentarse

Tal como lo dice su nombre, el desayuno es el momento en el que se termina con el ayuno de la noche anterior. Este momento ha sido siempre muy importante porque incluso otros momentos de la alimentación como el almuerzo o la merienda no eran tan importantes. Usualmente, los desayunos siempre consistieron en algún tipo de infusión y pan o producto a base de harinas, esto siempre dependiendo de la región del planeta y de lo que hubiera disponible para comer.

En los últimos tiempos, los desayunos se han complejizado agregando alimentos manufacturados, cereales, jugos, quesos y fiambres, etc. Existen diversos tipos de desayunos que varían de acuerdo a la región: mientras en las zonas tropicales del planeta es muy común la presencia de frutas, en zonas frías el desayuno se vuelve mucho más calórico y pesado.

Los límites necesarios a poner en el primer momento del día

Del mismo modo que se marca la importancia del desayuno en la alimentación de un individuo, también hay que señalar que para que este tipo de alimentación sea saludable es necesario controlar la ingesta de azúcar, de grasas y de alimentos que no suman beneficios como golosinas, chocolates, carnes y fiambres grasos, etc.

También, es recomendable consumir una cantidad adecuada de harinas y los lácteos dentro de lo posible sin grasa, pensando siempre en evitar lo más que se pueda la obesidad, el colesterol y las enfermedades coronarias.

Imagen: Fotolia. Isaxar

Definición Siguiente >>