Definición de Desigualdad



desigualdadLa sociedad está formada por personas que a pesar de tener semejanzas en común no son iguales entre sí. Ninguna persona es una fotocopia de otra, cada ser humano es único e irrepetible. A nivel social, también existen diferencias importantes como muestra el hecho de que el factor económico condiciona de una forma notable la felicidad personal de un ser humano. Existen grandes desigualdades sociales marcadas por el factor económico. Existen personas que de una forma injusta con víctimas de la pobreza.

Siempre que se utiliza el término desigualdad se está estableciendo una relación entre dos conceptos de una misma naturaleza. Es decir, para poder comparar dos objetos de una forma objetiva es fundamental que sean de una misma naturaleza. Detrás del concepto de desigualdad social vinculada con el plano económico existe una asociación que unifica dicha desigualdad con la injusticia. De esta forma, existen asociaciones y personas que luchan de una forma activa por defender los derechos de los más desfavorecidos con el objetivo de construir un mundo basado en la igualdad de oportunidades.

Cuando el término desigualdad se utiliza para explicar una situación personal concreta, entonces, significa que los factores que influyen en ese hecho personal no han sido los mismos para dos personas. Y en este sentido, esos factores han podido marcar la diferencia en la suerte personal del protagonista.

Hoy en día, las nuevas tecnologías aportan una información inmediata sobre la situación en el mundo a través de noticias que cada día ocupan un espacio destacado en los informativos. Las noticias de los informativos son en muchos casos, un ejemplo de cómo existen grandes desigualdades en el siglo XXI.

Dos situaciones son desiguales cuando existen diferencias entre ambas pero también, cuando existen semejanzas en común. Las semejanzas establecen el nexo de unión, es decir, la base de la comparación. Una base a partir de la que se puede reflexionar más en profundidad para concluir qué factores han sido distintos en ambos casos.

Las desigualdades sociales no deben producir indiferencia sino ser motivo de implicación social para apostar por el cambio. Las desigualdades pueden ser un estímulo para la acción con el objetivo de modificar esa realidad injusta de una forma responsable.

Las desigualdades muestran que el mundo social está lleno de matices por lo que cada situación solo puede comprenderse de verdad en un contexto determinado. Por otra parte, nunca existen dos situaciones que sean cien por cien iguales, siempre existen matices concretos que pueden ser el principio de una desigualdad de cantidad o de calidad.

>> Definición Siguiente >>