Definición de Etimología

El estudio del origen de las palabras recibe el nombre de etimología. Podríamos decir que la etimología se centra en el significado originario de un término, que no siempre coincide con la definición que aparece en el diccionario.

Resulta obligado recordar la etimología de la palabra etimología, que proviene del griego etymos, que significa verdadero y de la raíz griega logos, que quiere decir palabra.

Conocer la etimología de un vocablo permite no solamente saber su origen sino que también permite comprender su posterior evolución y sus distintas acepciones.

Ejemplos curiosos

A continuación vamos a presentar la curiosa etimología de algunos términos de uso corriente.

Amarillo proviene del latín amarellus y tiene relación con la tez amarillenta de las personas que padecen ictericia.

La palabra asterisco proviene del griego astéer, que equivale a estrella. Desde el siglo XV empezó a utilizarse para mencionar el signo ortográfico.

Los estudiosos del lenguaje consideran que la palabra bastardo proviene del vocablo árabe baxtaridu, que significa el que quieras, pues al bastardo se le puede atribuir el padre que queramos.

Bohemio es un término que proviene de una región checa, Bohemia. En este territorio había una población importante de personas que vivían de manera irregular y que pertencecían a la etnia gitana.

Capicúa es una palabra de origen catalán y es la unión de tres palabras que significan cabeza y cola (cap i cua en catalán).

La palabra cesárea no proviene de César, sino del latín caesura, que quiere decir corte. Este ejemplo, nos recuerda que con frecuencia se atribuye una etimología falsa a ciertas palabras.

Quizá viene del latín, concretamente de la expresión quis sapit, que significa quién sabe.

Robot es un término del idioma checo, más exactamente de la palabra robota, que significa trabajo forzoso.

La palabra gafas es de origen neerlandés (la voz gaffel significa horquilla). Hay que recordar que los holandeses fueron grandes ópticos y utilizaron el término gaffel para referirse a los enganches que sujetaban los anteojos detrás de las orejas.

Los ejemplos más arriba indicados nos permiten extraer algunas conclusiones sobre la etimología de las palabras: una palabra puede provenir de cualquier idioma, las circunstancias históricas son determinantes en algunos casos, hay términos que presentan varias versiones sobre su origen exacto y, por último, si queremos saber lo que significa una palabra es convenciente conocer su etimología.

Foto: iStock, visionchina

Definición Siguiente >>