Definición de Flor de Lis

En la historia del ser humano, la simbología ha tenido una gran importancia como elemento que condensa en una sola imagen uno o varios conceptos que se le atribuyen a esta. En la mayoría de los casos, las ideas que más se quiere representar son el valor, el honor, las creencias, creencias religiosas o también el estatus nobiliario, social, etcétera. La Flor de lis es un símbolo del que se tiene constancia desde el 575 a. C. en la civilización mesopotámica y desde el siglo quinto a. C. en occidente. Como es obvio, las atribuciones que se le dan desde el punto de vista simbólico tienen que ver con el honor, la lealtad, la pureza espiritual y física y también con la soberanía.

El concepto de lealtad, simbolizado la flor de lis, ha quedado reflejado en la aparición de grupos más o menos herméticos, más o menos abiertos, desde el punto de vista social que han potenciado la unión de las personas que pertenecen a esta y, sobre todo, en algunos de ellos el oscurantismo. Entre los grupos que han utilizado este símbolo están los scouts, los masones, etcétera.

La Flor de lis en la historia

Si lo vemos desde el punto de vista del honor y del estatus social, ha sido utilizado a lo largo de la historia por numerosas familias nobiliarias, que lo han introducido en sus escudos, en su heráldica, para atribuirse como familia los conceptos de poder, de status, de historia familiar, etcétera. También ha sido utilizado como símbolo en diferentes familias monárquicas en diferentes momentos de la historia. También es importante resaltar que la flor de lis es uno de los cuatro símbolos más importantes utilizados en la heráldica. Así, junto a ésta, destacan el León, la Cruz, el Águila.

Si lo vemos desde el punto de vista de la pureza espiritual y física, la flor de lis ha sido un símbolo importante en la religión, no solamente la del cristianismo, sino en otras en las que ha sido representada de muy diversas formas en edificios, decoraciones, pinturas, esculturas, etcétera. Obviamente, este significado que se le atribuye es el de buscar la rectitud en el ser humano, desde el punto de vista personal, emocional y, como no podía ser de otra manera, religioso.

En la alquimia simboliza el árbol de la vida que, a su vez, simboliza la iluminación, la consecución de la piedra filosofal de la que hablaban los que se dedicaban a esta ciencia. No menos importante es su uso simbólico como representación de la Rosa de los vientos, aunque en de una manera muchísimo más sutil.

Imagen: iStock . CSA-Printstock

Definición Siguiente >>