Definición de Homínido

Si pensamos en el ser humano desde el punto de vista de la zoología, el hombre es un mamífero que se encuentra dentro del orden de los primates. El orden de los primates se divide en dos grupos o subordenes: los prosimios y los artropoideos. En el suborden de los artropoideos aparecen diversas familias de monos y una de ellas es la familia de los hominoideos que, a su vez, incluye varias subfamilias, siendo una la de los homínidos, que es la rama evolutiva que conduce al ser humano actual, el homo sapiens.

El homo sapiens no es el único homínido, pues también hay que incluir al Ramapitheco y al Australopitheco, dos homínidos ya extinguidos. En cualquier caso, el término homínido equivale a ser humano o a los parientes de los seres humanos en el proceso evolutivo.

La clasificación más arriba indicada nos permite recordar que el hombre actual es el resultado de una trasformación evolutiva compleja y, por otra parte, que su clasificación zoológica está sujeta a nuevos hallazgos de restos humanos.

La hominización

Centrándonos en el homo sapiens, su evolución es conocida como proceso de hominización

El aspecto fisiológico que nos define como homínidos es el bipedismo. El hecho de caminar con las piernas y sin la ayuda de los brazos permitió que el homo sapiens tuviera las manos libres y esta circunstancia tuvo dos consecuencias:

1) hubo una desarrollo de la actividad manual y

2) al potenciarse las manos como herramientas de manipulación, ya no eran necesarias unas mandíbulas tan fuertes.

Estos dos aspectos tuvieron una consecuencia lógica: el desarrollo de nuestra inteligencia, ya que nuestro cerebro se hizo más grande y esto permitió más conexiones neuronales. De esta manera, una serie de cambios fisiológicos permitieron que los homínidos, en especial el homo sapiens, evolucionaran como especie de manera muy significativa.

La humanización y la aparición del lenguaje

El conjunto de factores que nos convirtieron en homínidos es conocido como hominización. Sin embargo, para llegar a ser plenamente humanos se activó otro proceso diferente, la humanización. El elemento esencial de la humanización es la aparición del lenguaje. Este hecho revolucionario en nuestra evolución es lo que a su vez favoreció la formación de las primeras estructuras sociales. Con el paso del tiempo, el homo sapiens adquirió una nueva habilidad, el control de la tierra a través de la agricultura.

En conclusión, los humanos somos homínidos porque empezamos a caminar con los pies, luego liberamos las manos y nuestro cerebro creció y, finalmente, desarrollamos una inteligencia que favoreció nuestro control sobre la naturaleza.

Imagen: adrenalinapura. Fotolia

Definición Siguiente >>