Definición de Humanismo

El humanismo puede entenderse desde dos perspectivas: como una corriente de pensamiento que tuvo lugar en el Renacimiento y como actitud intelectual basada en unos principios y valores.

El humanismo en el Renacimiento

A lo largo del siglo XV y XVl la mentalidad medieval empezó a entrar en crisis. El universo empezó a concebirse desde una nueva perspectiva gracias a las investigaciones de Copérnico y Galileo, quienes propusieron una nueva teoría (el heliocentrismo sustituyó al geocentrismo, que situaba la Tierra y al hombre como centro del universo). La nueva concepción de la realidad fue acompañada por el auge de las universidades en las principales ciudades europeas. Por otra parte, la aparición de la imprenta supuso la divulgación del conocimiento en todos los ámbitos.

Estas circunstancias fueron el clima intelectual del humanismo. Un aspecto fundamental en la corriente del humanismo es la recuperación de los clásicos griegos y romanos (la traducción de las obras de los pensadores grecorromanos significó rescatar del olvido los grandes trabajos sobre geometría, astronomía, historia natural y otras disciplinas cultivadas en la antigüedad).

Los humanistas del Renacimiento son polímatas, eruditos en disciplinas diversas (el ideal de humanista está bien representado por la figura de Leonardo da Vinci, pero también hay que destacar personajes como Erasmo de Rotterdam, Luis Vives, Montaigne, Miguel Servet o Tomás Moro). Todos ellos presentan sus propias aportaciones intelectuales y científicas, pero comparten un mismo espíritu. El movimiento humanista se caracteriza por la independencia intelectual, pues estos pensadores intentaron desmarcarse de la dimensión religiosa que impregnaba el conocimiento (algunas de sus propuestas fueron duramente castigadas por la Inquisición, tal y como sucedió a Miguel Servet, que fue ejecutado en la hoguera por cuestionar el principio de la Trinidad y defender el bautismo a partir de la edad adulta).

El humanismo como planteamiento vital

El espíritu de los humanistas en el Renacimiento ha servido de inspiración a un sector de intelectuales y pensadores. En este sentido, se podría hablar de un perfil del humanista. Es alguien con amplios conocimientos y que no se limita a una especialización en su ámbito profesional. El humanista sitúa al ser humano como eje de su campo de actuación. No actúa por un interés material o como un profesional corriente sino que sus convicciones están asociados a la ética y al valor de la dignidad humana por encima de otras consideraciones.

Pensemos en un profesor de gran prestigio intelectual que decide abandonar la docencia para dedicarse a la política en un contexto de crisis social y económica. En este caso, su motivación no es económica o profesional sino que se fundamenta en unos ideales y valores humanísticos (por ejemplo, promulgando leyes en defensa de la libertad individual o promoviendo mejoras en el sistema educativo). En conclusión, el humanista tiene la inquietud de mejorar la condición humana.

Imagen: iStock - Joel Carillet

Definición Siguiente >>