Definición de Huraño

El término huraño sirve para denominar a aquellas personas que tienen problemas para interrelacionarse con los demás, o que aun haciéndolo, su trato y conversación suelen ser desagradables. De esta manera, el individuo huraño suele rehuir el contacto con los demás, evitando tomar parte en eventos sociales y prefiriendo en su lugar pasar el tiempo en su entorno más cercano, allí donde se siente más cómodo.

Podría decirse que el huraño es por tanto una persona que tiene un cierto temor a la relacionarse con otras personas, lo que implica que en cierta medida todos hemos pasado por alguna etapa en nuestra vida donde se nos podría aplicar el término

Sobre todo en la adolescencia o la juventud es muy probable que se pasen por situaciones sociales que resultan desagradables y de las que se huye mostrando un rechazo a las mismas. Con el tiempo, esta actitud puede llegar a superarse o no, e incluso es posible que una misma persona pueda resultar huraña en su vertiente pública y sin embargo no tenga problemas para relacionarse con su círculo de amistades.

Por contraposición, podría decirse que el huraño se sitúa en el extremo opuesto a las personas sociables, las cuales se caracterizan por gustar de entablar nuevas relaciones o estar siempre rodeadas de otras personas. Mientras que la persona sociable es afectiva, agradable y siempre predispuesta a entablar una conversación, el huraño se muestra antipático, arisco y rechaza establecer nuevas relaciones a no ser que sea estrictamente necesario.

Causas del comportamiento huraño

En última instancia no hay un factor que determine de forma decisiva que un individuo tenga un comportamiento huraño o no, sino que esta inclinación puede deberse a multitud de factores que influyan en la sociabilidad de la persona. Así, por ejemplo, si su familia presenta esta clase de rasgos sociales es lógico que ese individuo se muestre proclive a seguir por la misma senda de comportamiento. O también puede ser que la persona huraña lo sea por haber sufrido algún desengaño en sus relaciones sociales de forma que haya quedado traumatizado decidiendo alejarse de todo contacto social.

Ahora bien, también hay que señalar que tanto en cuanto el ser huraño no deja de ser más que un rasgo de la personalidad, sí que es cierto que una reclusión excesiva puede terminar por afectar su psique, generando algún tipo de desorden como es el caso del Síndrome de Diógenes, cuyos enfermos se caracterizan por el aislamiento social, la soledad y el comportamiento huraño.

Imagen: iStock. HighLaZ

Definición Siguiente >>