Definición de Idiosincrasia

La idiosincrasia hace referencia al conjunto de rasgos característicos de una persona o sociedad.

De esta forma, la idiosincrasia no deja de ser sino aquello que diferencia a una persona o grupo del resto, ya sea su cultura, su temperamento o sus costumbres.

Es importante señalar que el concepto idiosincrasia, en lo referente a sociedades, no es excluyente. Esto es, aunque define una serie de cualidades que suelen darse con frecuencia en grupos humanos determinados, no poseer esas cualidades en su conjunto o alguna de ellas en concreto no invalida la pertenencia de un sujeto a ese grupo.

Partiendo de la base de que Idiosincrasia es un concepto genérico, no puede pretenderse que todos los pertenecientes al grupo al que se asignan determinadas características las reúnan. Ello no invalida su pertenencia a ese colectivo ni a la inversa, tampoco la idiosincrasia con la que se identifica a ese grupo.

Frente a esta definición habitual del término idiosincrasia, también existe una menos común que hace referencia a su aplicación en el ámbito de la farmacología. De esta manera, la idiosincrasia puede definirse también como una reacción, aparentemente anormal y sin explicación justificada, que presentan determinados pacientes frente a ciertos fármacos.

Idiosincrasia y estereotipo

Es importante señalar, que la idiosincrasia de una comunidad o región viene constituida por individuos que ni mucho menos presentan unos rasgos comunes. Se trata de señalar características comunes compartidas por amplios sectores de la sociedad, sin por ello llegar a caer en el estereotipo.

Así, por ejemplo, la idiosincrasia de los andaluces incluye referencias a costumbres como hacer la siesta después de comer, estar todo el día en la calle con los amigos, ser devotos de sus vírgenes y santos, grandes amantes de los toros y el flamenco, así como de ser graciosos, ruidosos, jaraneros y un poco vagos.

De todos modos, esto no quiere decir que todos los andaluces duerman la siesta o asistan a corridas de toros, sino que se trata de rasgos culturales ampliamente difundidos y que han terminado por caracterizar a los habitantes de la región.

Por tanto, la existencia de zonas en Andalucía donde los toros no tengan implantación alguna, no es óbice para que esas poblaciones y ciudades sean menos importantes a la hora de determinar la idiosincrasia de los andaluces en conjunto.

Imagen: iStock - gruizza

Definición Siguiente >>