Definición de Importación

ImportacionEl término importación hay que contextualizarlo dentro del marco de la actividad económica y, más concretamente, en el ámbito de las relaciones comerciales. Se entiende por importación el trasporte de bienes y servicios que son exportados por un país y que están orientados al consumo interno de otro país. Esto quiere decir que la idea de importación implica necesariamente otro concepto, la exportación.

La balanza de pagos

Todos los países importan y exportan productos. En este sentido, las operaciones monetarias que se producen entre un país y el resto del mundo durante un tiempo determinado se recogen en la balanza de pagos. En otras palabras, en un lado de la balanza tendríamos el dinero que gana un país gracias a las exportaciones o a los ingresos por préstamos al extranjero (sería la parte positiva de la balanza) y, en el lado opuesto y negativo de la balanza estaría el dinero que un país gasta en beneficio de un país extranjero, es decir, las importaciones. La diferencia entre las cifras negativas y positivas da un resultado final en la balanza de pagos.

Existen tres modalidades de balanza de pagos:

1) la balanza por cuenta corriente (pagos de un país a otro a cambio de mercancías, servicios o trabajos),

2) la balanza por cuenta de capital, donde se registran las ayudas procedentes del extranjero y la compra y venta de bienes no financieros y

3) la balanza por cuenta financiera, que recoge el cómputo de los préstamos solicitados por un país a otro.

Para qué se importa y cuál es el procedimiento general

La mayoría de países necesitan productos o servicios que provienen más allá de sus fronteras. En este sentido la importación está destinada a conseguir materias primas, maquinaria, tecnología o cualquier producto que no exista en el propio país. Como pauta general la importación beneficia a los países con costes de producción elevados (se importa cuando es más económico comprar algo del exterior que fabricarlo en el propio país). La parte negativa de la importación es doble: la dependencia de productos de otros lugares y la reducción de ingresos nacionales del país comprador.

El proceso de importación está asociado a un procedimiento burocrático que, de manera concisa, se podría describir en cuatro apartados:

1) una factura comercial con todos los datos relacionados con la mercancía adquirida,

2) conocimiento detallado del embarque de las mercancías en tráfico marítimo o a través de vía aérea,

3) certificación oficial relacionada con el peso y el volumen del medio de trasporte empleado y

4) documentación asociada con los trámites aduaneros y las restricciones legales de cada país.

Imagen: iStock, Image_Source_

Definición Siguiente >>