Definición de Lípidos

lipidosLos lípidos son sustancias encargadas de distintos fenómenos dentro de un organismo, como por ejemplo servir de reservorio de energía, cumplir con distintas funciones hormonales, de regulación térmica, formar parte de las membranas celulares, etc. Sin duda la más conocida es el hecho de hacer que el organismo conserve energía, mediante las grasas en los animales y los aceites en los vegetales. Existen distintos tipos de lípidos que suelen distinguirse ente los que poseen ácidos grasos y entre los que carecen de los mismos; todos ellos son insolubles en el agua. A pesar de todas las características que pueden destacarse de los lípidos, hoy en día el interés suele concitarse en su injerencia en problemas tales como la obesidad, que se ha constituido en un verdadero problema de salud a nivel global en los países más desarrollados.

Dada su importancia, es común en la ingesta diaria que se incorporen lípidos al organismo. En efecto, de faltar los mismos son posibles algunas situaciones descompensadas. Es por ello que se recomienda una ingesta diaria de los mismos en un porcentaje cercano al treinta por ciento. No obstante, es importante señalar también que no todos los lípidos que consumimos pueden tener un efecto benéfico en nuestro cuerpo. En efecto, los ácidos grasos saturados se destacan por hacer que aumente el colesterol en sangre, con la posibilidad de que aumenten los inconvenientes cardiovasculares. Por el otro lado, existen otro tipo de lípidos, los ácidos grasos monoinsaturados que evitan que aumente el porcentaje de los primeros en el organismo. Esta circunstancia se debe básicamente a que el cuerpo tiende a mantener una determinada proporción de estos ácidos grasos, proporción que puede ser llenada por los ácidos nocivos o los favorables.

La grasa que vemos en nuestro cuerpo debajo de la piel es una variante de los lípidos que sirve de reserva de energía utilizada para momentos de necesidad. En rigor, lo que vemos son células que reciben el nombre de adipocitos y que son capaces de almacenar dicha grasa; para lograr tal circunstancia tienen la capacidad de aumentar considerablemente su tamaño. El cerebro, por otra parte, también está conformado por una importante cantidad de lípidos; en efecto, las fibras nerviosas son recubiertas por lípidos y proteínas de la misma manera en que un cable se constituye por un conductor y un aislante. Es así que comprendemos de esta manera la importancia que tiene en el desarrollo de nuestro organismo (y de todos en realidad) la obtención de estas moléculas orgánicas.

Definición Siguiente >>