Definición de Liquidez

liquidezLa liquidez es la condición de un líquido o fluido. Desde el punto de vista físico remite a la capacidad que tiene la materia en este estado para adoptar la forma del recipiente que la contiene. No obstante, el término es especialmente utilizado en las finanzas para hacer referencia a la cantidad de transacciones a las que está sometido un determinado activo. La liquidez desde esta perspectiva es un concepto central de las finanzas, concepto que vale la pena tener en cuenta a la hora de realizar inversiones de diversa índole; de hecho, se considera que existe una especial predilección del mercado por la liquidez.

Como es sabido, la materia tiene tres estados: uno sólido, otro gaseoso y finalmente uno líquido. Las diferencias entre estos estados tienen que ver con la cercanía que tienen las moléculas entre sí en cada uno de ellos. Por ejemplo, en el estado gaseoso, las moléculas estarán muy dispersas y separadas entre sí, mientras que en el estado sólido estarán muy juntas; el caso de un estado líquido, finalmente, puede comprenderse como una situación intermedia. En nuestra experiencia cotidiana, quizá el elemento en estado líquido que percibimos con más frecuencia es el agua, elemento indispensable para el desarrollo de la vida.

De estas características de la materia en estado líquido es que surgió el uso del término para el área de las finanzas. Un activo líquido es aquel que se puede comprar y vender con facilidad, hecho que posibilita hacerse rápidamente de efectivo. Por ejemplo, los bonos de un estado que tienen próximo su vencimiento suelen ser activos líquidos, activos que pueden comprarse y venderse con rapidez; por el contrario, un activo ilíquido es aquel que consume un tiempo tanto para entrar como para salir. La liquidez puede observarse en la diferencia existente entre los precios de compra y de venta, diferencia comúnmente conocida como “spread”; a mayor liquidez veremos que esta diferencia es menor, mientras que a mayor iliquidez veremos como esta diferencia aumenta.

Los agentes en un mercado suelen preferir tener activos que sean líquidos, es decir, que puedan intercambiarse rápidamente por otros. En efecto, este comportamiento se aparece patente sobre todo cuando surge un problema de tipo desconocido, momento en la que se suelen desarmar posiciones para buscar activos de este tipo. Este fenómeno tiene que ver con el hecho de que los agentes económicos ven en estos activos un mayor grado de seguridad, seguridad que se fundamenta en el hecho de que se puede entrar o salir rápidamente de ellos.

Definición Siguiente >>