Definición de Papelería

Una papelería es el establecimiento comercial donde se venden artículos relativos al papel así como todo tipo de complementos de oficina, como por ejemplo perforadoras, grapadoras, o útiles de dibujo. También funcionan como proveedoras de materiales didácticos para que los estudiantes puedan desarrollar su formación académica. Por dicha razón suelen estar situadas cerca de núcleos de oficinas o centros de estudios.

El negocio de la papelería

Para poner en marcha uno de estos establecimientos no es necesario tener ninguna formación específica o reunir características concretas. Basta con ser una persona con una cierta inquietud emprendedora y tener una buena predisposición a adquirir una serie de conocimientos sobre el funcionamiento del negocio y los artículos que se pondrán a la venta.

En general, las líneas de negocio que se siguen en una papelería son principalmente la venta de material escolar, de oficina y de papelería y, en algunos casos, la venta de material informático.

Muchas papelerías desarrollan también otras líneas de negocio paralelas como la venta de regalos o libros. Estas líneas secundarias suelen variar su importancia según la época del año, disparando sus ventas en fechas concretas como navidades o San Valentín.

En lo referente al abastecimiento de material éste puede realizarse bien a través de compra directa a los fabricantes mediante sus agentes comerciales o por medio de almacenes mayoristas, opción esta última que es la elegida por la mayoría de papelerías.

Como cualquier otro negocio, tiene determinados pros y contras

Entre los aspectos menos favorables está el hecho de que los pequeños establecimientos independientes no suelen trabajar con márgenes de beneficios excesivamente amplios por lo que para que una papelería pueda llegar a ser un negocio con beneficios es requisito indispensable el mantener una elevada facturación sin altibajos durante todo el año. Para ello es obligatorio contar con un surtido de productos amplio y variado, que pueda hacer frente a los diversos tipos de demanda existentes (escolares, oficinistas, otros negocios comerciales,…)

Entre los puntos positivos cabe señalar que abrir una papelería no requiere grandes inversiones o y que tampoco es necesario tener unas cualidades específicas o una formación especializada. Además se trata de un negocio que permite facturar durante todo el año, y al que todo el mundo recurre en algún que otro momento.

De cualquier modo, es interesante resaltar que el cambio social que han supuesto las nuevas tecnologías ha provocado que las papelerías sean un negocio con una demanda en descenso, puesto que el papel como soporte ha dejado paso a las pantallas.

Imagen: iStock. ollinka

Definición Siguiente >>