Definición de Parásito

parasitoSe denomina parásito a un tipo de ser vivo que con otro ser vivo establece una relación de parasitismo. ¿Qué significa esto? Entre ambos seres tienen una relación simbiótica, por el cual al menos uno de ellos necesita al otro para poder sobrevivir. En este caso, el parásito obtiene un beneficio de un hospedador, pero no significa que le hará daño al mismo.

Sin embargo, las relaciones parasitarias se consideran como una forma de depredación, en cuanto el parásito extrae algo en particular del hospedador, como por ejemplo, se nutre de su sangre.

De este modo, a partir de la relación de simbiosis, el parásito asegura la cobertura de alguna o algunas de sus necesidades vitales, aunque esta no sea siempre (y solo) la nutrición o alimentación. Una necesidad vital para las especies de parásitos es la reproducción, la cual muchas veces pueden concretar sólo en relación simbiótica con un hospedador que ofrece las condiciones necesarias para la incubación de huevos.

De acuerdo al modo de alojamiento del parásito en relación con el hospedador, se dividen en dos grandes grupos: los ectoparásitos, que son aquellos que viven fuera del hospedador, mientras que se denomina endoparásitos a los que viven dentro del organismo hospedador.

Asimismo, pueden clasificarse los parásitos por el tipo de relación que mantienen con el hospedador, como en el caso de los parasitoides, que son aquellos parásitos que matan al hospedador donde se alojan, mientras que también existen los denominados “parásitos sociales” que mantienen interacciones con algunos integrantes de especies “sociales” como en el caso de las hormigas.

Por último, una clasificación también muy común para identificar los distintos tipos de parásitos es su tamaño o el tamaño que pueden alcanzar a lo largo de su vida. Los microparásitos son naturalmente pequeños y en general se encuentran dentro del hospedador, relacionándose con su metabolismo ante los cuales reaccionan los anticuerpos del sistema inmunitario. En cambio, los macroparásitos, pueden vivir dentro o fuera del hospedador y crecen, como es el caso del piojo o las pulgas.

En general, los organismos que son potenciales hospedadores desarrollan naturalmente sistemas de defensa contra los parásitos como el caso de las toxinas en los vegetales o del sistema inmunitario en los organismos vertebrados (como el caso del hombre). En relación a estos, también se ha promovido dentro de la industria farmacéutica el desarrollo de antiparasitarios, ya sea para humanos como para animales.

Definición Siguiente >>