Definición de Pecado

PecadoSe denomina pecado a una ofensa contra Dios. El mismo debe entenderse desde una profesión de fe presente tanto el judaísmo como el cristianismo en todas sus variantes. Así, debe entenderse que el pecado es mucho más que una falta de índole moral, un defecto personal o un acto irracional; el pecado es un rechazo de Dios y es desde un punto de vista de fe aquello que hizo que el hombre se viese supeditado a la muerte. Dada esta circunstancia irrevocable para el hombre, el cristianismo señala que esta situación solo puede resolverse con la intervención misma de Dios que se efectúa en la figura de Cristo.

El pecado, desde esta perspectiva de fe, tiene dos instancias a contemplar, dos aspectos de una misma circunstancia. Uno es el pecado individual, aquel acto que comete una persona concreta y que es imputable a la misma; el otro es el pecado original, que la tradición identifica en el acto de desobediencia de Adán y Eva. El pecado original es el causante de la inclinación al mal que el hombre tiene en general y el causante de las miserias que pueden observarse en la realidad humana. En este punto cabe hacer la distinción entre las consideraciones que distintas variantes del cristianismo tienen acerca de esta situación; en el caso del catolicismo, el pecado original llevó a la caída de la naturaleza humana, pero el hombre mantiene su amor por el bien y la capacidad de obrarlo; en el caso de las corrientes protestantes, en cambio, la naturaleza humana es considerada como absolutamente corrupta luego de esta caída primigenia.

Dada esta perspectiva gravosa para el hombre, solo la intervención divina puede devolver esta pérdida. Así, el cristianismo ve en la muerte y la resurrección de Cristo la posibilidad de la redención para el hombre. En cada hombre concreto esta redención opera mediante sacramentos que son signos eficaces de la gracia de Dios. Así, por ejemplo, el bautismo es el pasaje a una vida de gracia que elimina al pecado original y cualquier pecado personal que un individuo tenga; en el caso de los pecados posteriores al bautismo, estos son limpiados en el catolicismo mediante la confesión.

Es importante señalar que la muerte en pecado es para las distintas variantes del cristianismo la causa de la condenación del alma, esto es, la separación eterna de Dios, el bien absoluto y fin último del hombre. Esta separación es en absoluto deseada por Dios, es una decisión tomada libremente por el hombre.

Definición Siguiente >>