Definición de Pedofobia

pedofobiaUna fobia es un tipo de comportamiento exagerado y descontrolado en relación con algo. Consiste en expresar miedo, repulsión o rechazo a un elemento o una circunstancia que no presenta motivos objetivos para ser temida. Es posible tener aversión o rechazo a muchas cosas: el agua, los espacios abiertos, volar, subir en ascensor, etc. Son conductas difíciles de controlar y aparentemente son irracionales.

La pedofobia es una conducta que expresa una gran incomodidad y malestar personal en relación con la proximidad de los niños. Todos sabemos que, en ocasiones, los niños pueden ser algo molestos; interrumpen a los adultos y sus juegos son a veces inoportunos en algunas circunstancias. Sin embargo, hay una tolerancia social hacia los niños, porque todo el mundo ha sido niño y comprende que necesitan jugar, moverse e incluso gritar. La persona que padece pedofobia no asume la conducta infantil y tiene una aversión visceral hacia los más pequeños, aunque no estén haciendo nada especial. Esta antipatía intensa tiene un componente patológico y debe ser considerada como un problema piscológico.

El miedo a los niños provoca ansiedad en las personas que padecen esta fobia. Para afrontar esta circunstancia es preciso consultar a un especialista y someterse a una terapia especializada. La idea fundamental de cualquier terapia contra las fobias consiste en enseñar al individuo afectado a enfrentarse a la causa que provoca su aversión o miedo. Se trata de corregir la conducta mediante técnicas para que el miedo disminuya o desaparezca.

Cualquier fobia resulta problemática, pero unas más que otras. El miedo a las arañas o a los aviones genera ansiedad e incluso pánico, pero se trata de situaciones excepcionales ( no estamos rodeados de arañas y tampoco volamos todos los días ). Sin embargo, si la fobia se focaliza hacia un colectivo, sí es un verdadero problema, porque el grupo humano que la origina ( en el caso de la pedofobia, los niños ) forma parte de la vida cotidiana y es prácticamente imposible estar al margen de esta parte de la población.

Las conductas fóbicas son muy diversas, pero tienen elementos comunes, singularmente el miedo que se siente en todas ellas. No es fácil diagnosticar estos comportamientos, ya que pueden ser considerados como simples manías o rarezas. La pedofobia es una de las aversiones más atípicas y, en consecuencia, una de las menos conocidas desde un punto de vista clínico. A pesar de la baja incidencia en la población, es una fobia y tiene que ser tratada como tal.

Definición Siguiente >>