Definición de Personalidad



La personalidad es todo el conjunto de nuestras características psíquicas (que tenemos todas las personas) y es por esto un constructo o construcción psicológica, que determina la reacción y acción de cada individuo ante una circunstancia. Por eso, ante una misma situación, podemos actuar o reaccionar de diferentes maneras, si nos comparamos con otras personas. La personalidad es un patrón, que incluye nuestras actitudes, sentimientos, pensamientos y conductas. Este patrón suele ser estable a lo largo de toda la vida del ser humano, y por esto muchas acciones o actitudes de la persona pueden ser predecibles.

La personalidad, como constructo, es una organización de elementos y precisamente se representa así el orden de la estructura que tienen las diferentes partes de la personalidad de cada persona. Además, es un constructo dinámico, lo cual hace referencia al intercambio continuo y constante que tiene una persona con su medio, y sólo es interrumpido por la muerte. Las formas de pensar y de actuar refieren a la vertiente interna y externa (respectivamente) de la personalidad, que es única en cada persona.

Existen patologías que se conocen como trastornos de la personalidad, como lo son la bipolaridad, cuando una persona demuestra actitudes contradictorias, la mayoría de ellas involuntarias y totalmente incoherentes entre sí. Otra de esas patologías es el TOC, que es el Trastorno Obsesivo Compulsivo, que puede derivar en ataques de celos, de ira o de obsesión hacia alguien o algo. Pero, todas estas patologías pueden ser tratadas mediante terapias psicológicas o psiquiátricas, dependiendo el nivel de avance de la patología en la persona. Muchas veces amenizar estos trastornos (curarlos es dificultoso y lleva mucho tiempo) supone cambio en los hábitos de vida, aunque el hecho de que la persona reconozca que padece de tal trastorno y necesita ayuda profesional, es un paso importante.

Al tratarse de trastornos de la mente humana es difícil aplicar métodos o “recetas” médicas ante tal afección. Cada caso, aunque responde a síntomas o actitudes generales, es único porque cada persona posee una personalidad única, y es totalmente un ser subjetivo el ser humano. Sin embargo, muchas veces las terapias grupales, como los grupos de auto ayuda pueden contribuir a la socialización del afectado con otras personas que han padecido o padecen trastornos similares. Esto es de gran ayuda en cuanto muchas veces quienes sufren de trastornos de la personalidad pueden ser excluidos o aislados de algunos grupos sociales en los cuales estaba involcurado.

>> Definición Más >>