Definición de Recesión

recesionLa recesión es una circunstancia de la economía en la que existe un decrecimiento del producto bruto interno. Es sumamente preocupante si se extiende en el tiempo porque significará la pérdida de empleo y la posible destrucción de capital. Las recesiones a lo largo del tiempo han dado lugar a una mejor compresión de distintos fenómenos sociales, pudiéndose desarrollar también algunas recetas para evitar que los problemas sean muy graves. No obstante, cabe señalar que es imposible evitar las recesiones de forma permanente, siempre se presentarán en la historia cada cierta cantidad de tiempo. Empero, pese a esta circunstancia inconveniente, la economía crece a lo largo del tiempo, circunstancia que se explica por el hecho de que en términos globales, el crecimiento supera al decrecimiento.

Para que un país sea declarado oficialmente en recesión, debe tener retracción de la actividad económica por al menos dos trimestres consecutivos. Si la misma es muy pronunciada puede hablarse de una depresión, de una caída brusca de la actividad económica que se extiende por un período indefinido de tiempo. El problema de las recesiones es que generan una situación de temor que alimenta cada vez más el problema. En efecto, la gente, ante la posibilidad de ver recortados sus ingresos o incluso de perder el empleo, comienza a evitar consumir en demasía. Esta circunstancia hace que las empresas vendan menos y dejen de invertir. Como podemos ver, una vez que una recesión se desata es difícil tomar medidas que puedan cortar el círculo vicioso.

Una política desarrollada para evitar una circunstancia como la descrita tiene que ver con el hecho de incentivar la demanda agregada, por ejemplo, impulsando el gasto público. En estas circunstancias, la gente se vería impulsada a gastar su dinero por una abundancia del mismo, abundancia que llevaría nuevamente a mover los engranajes de la economía. La baja de la tasa de interés, por ejemplo, podría desincentivar al ahorro, haciendo que el dinero se vuelque rápidamente a la inversión o al gasto. Estas recetas fueron probadas en diversas recesiones y en algunos casos dieron sus resultados. Por ejemplo, en la última recesión que asoló a los Estados Unidos, aquella vinculada a las hipotecas basura, la baja de la tasa de interés significó nuevamente una vuelta al crecimiento. El problema con una política como la descrita para atacar la recesión, es que los resultados obtenidos pueden ser beneficiosos en el corto plazo, pero en el fondo pueden estar ocultando problemas estructurales que volverán a salir a la luz en algún momento.

Definición Siguiente >>