Definición de Textura



texturaUna textura es una variación continua y constante en una superficie determinada que también es continua y que es perceptible tanto al tacto como a la vista, y pueden además ser de origen natural o artificial. Las texturas en el caso de las que son artificiales tienen como objetivo simular las texturas que se encuentran en la naturaleza, o bien simplemente parecer reales o creíbles. En el caso de las texturas naturales, son aquellas que se pueden encontrar en objetos de la naturaleza como las hojas de una planta, una piedra, los pétalos de una flor, el tronco de un árbol, entre otros. Allí no hay mano del hombre que haya intervenido.

Por otra parte, las texturas artificiales son aquellas que si han requerido la intervención humana, que las ha imaginado, diseñado y realizado finalmente sobre una superficie determinada. Es el caso del papel, de la tela, del vidrio, del plástico. Por ejemplo, el vidrio tiene una textura lisa, mientras que una lija tiene una textura áspera y porosa.

Además las texturas pueden clasificarse también en visuales o táctiles. ¿Qué se debe tener en cuenta para establecer esta clasificación? Por un lado, las texturas ópticas son aquellas que su creador intenta simular en una obra determinada, generalmente una obra pictórica que puede ser observada. Mientras, una textura táctil supone que el artista -tomando el ejemplo de una obra de arte- utilice un elemento que contenga la textura que quiere expresar. Por ejemplo, si el artista quiere expresar una textura de arroz, puede dibujar la textura, simulando que la obra en alguna de sus partes contiene granos de arroz en su superficie. De ese modo, si el mismo artista decidiera que su obra contendrá una textura táctil, puede adherir granos de arroz a la superficie de su obra y estaría utilizando así el elemento “literal” que representa a los granos de arroz.

Podemos encontrar muchas texturas, sobre todo en papeles, telas y otros elementos, muchos de ellos realizados a partir de patrones industriales de fabricación.

En cuanto a los estudios de relieve del suelo, también aquí está presente la noción de textura, que representa la proporción en la cual están distribuidas diferentes partículas que son esenciales para integrar un sustrato. Por ejemplo, se tiene en cuenta el tamaño y la porosidad que facilita la absorción de agua de la partícula específica, pudiendo a partir de estos parámetros establecer tres tipos de suelos: arena, arcilla y limo.

>> Definición Más >>