Definición de Valores Morales



El valor, en un sujeto, es una cualidad, agregadas a aquellas características tanto físicas como psíquicas de dicho sujeto. Sin embargo, también puede ser características o atributos agregados, atribuidos a un objeto por determinado individuo o grupo social, que modifica su imagen dentro de la misma sociedad, a partir de dicha atribución de valores. En el caso del ser humano, la atribución de valores, modifica su comportamiento pero también sus actitudes respecto del grupo social que se lo ha atribuido. Estos valores pueden ser positivos o negativos.

Los valores morales son aquellos que responden a las acciones como correctas o incorrectas, la diferenciación del bien y del mal, de lo correcto y lo incorrecto, lo justo y lo injusto, lo bello y lo feo. De estas antítesis planteadas, principalmente por la ética, surgen dichos valores, que como decíamos no siempre son positivos.

Dentro de los valores morales positivos encontramos la honestidad, la verdad, la lealtad, la solidaridad, la tolerancia, el respeto, la responsabilidad… Mientras que, como valores morales negativos, podemos reconocer a la mentira, el egoísmo, la envidia, la avaricia, la soberbia, la corrupción, la intolerancia, la indiferencia, entre muchos otros.

Sin embargo, los valores morales positivos son esenciales para lograr una convivencia en armonía dentro de una sociedad determinada, y son el contenido de las acciones de los sujetos en su devenir diario. El reconocimiento entre valor moral positivo y negativo, en general, los sujetos pueden ejercitarlo a partir de los procesos de aprendizaje, de experiencias vividas, de ideales proclamados, o de la comprensión de un orden natural y social, que supera la condición de sujeto individual y piensa al hombre como ser social, imposibilitado para vivir por fuera del orden social.

Los valores morales negativos pueden en muchos casos tener consecuencias jurídicas en cuanto puedan dañar a un tercero, a sus derechos y libertades. Claro que, en muchos otros casos, un sujeto puede utilizar a un valor moral negativo como propio de su condición, con el sólo hecho de alcanzar un fin. Es decir, el valor moral negativo es un medio para alcanzar un fin determinado. Por ejemplo, cuando a partir de actos de corrupción un funcionario publico puede lograr un enriquecimiento, que por otra parte, es ilícito. Como decíamos, más allá de que pueda utilizarse un valor moral negativo como medio para lograr un fin específico, deberemos tener en cuenta siempre las consecuencis legales o jurídicas que puede acarrear la actitud de accionar con un valor moral negativo como eje.

>> Definición Más >>