Definición de Várices

La condición de salud conocida como várices ha sido ampliamente estudiada y analizada pero gran parte de la población poco sabe de ella y, como no suele presentar complicaciones hasta muy avanzada la condición médica, no se le presta la suficiente atención ni se cuida al organismo de los elementos que la profundizan. Aquí un análisis más detallado.

¿Qué son las várices? Definiendo esta problemática

Para entender bien de qué hablamos cuando hablamos de várices, debemos señalar que las mismas son un problema que surge en el sistema circulatorio, especialmente en la zona de las piernas. Esto se da debido a que los vasos sanguíneos y venas se dilatan y generan complicaciones para que el torrente sanguíneo circule correctamente o a un ritmo adecuado y continuo.

Esta complicación se da principalmente cuando la sangre tiene que retornar al corazón, etapa que se dificulta debido al engrosamiento irregular de las venas.

Las causas y síntomas de un problema casi invisible

Por lo general, las várices se pueden generar por diferentes condiciones pero es común encontrarlas todas o varias en conjunto, lo cual hace que su aparición sea casi ineludible si se presentan estas características. Entre las causas que suelen generar tendencia a desarrollar várices aparece el sedentarismo, que es la falta de ejercicio. La obesidad también influye y usualmente ambas situaciones van juntas, aunque no es excluyente porque también puede haber personas delgadas con várices.

También, aportan su granito de arena a la generación de las várices los empleos que hacen que la persona deba permanecer de pie por muchas horas, como por ejemplo ocurre con aquellas personas que se desempeñan en la gastronomía. Los síntomas suelen ser cansancio, dolor y malestar en las piernas, cuando las mismas se relajan luego de una jornada larga y pesada. Otros síntomas son calambres, picazón en los pies y sensación de piernas inquietas, lo que hace que uno deba moverlas para calmar el dolor.

Cómo evitar el surgimiento de las várices

Hay varias acciones que una persona puede llevar a cabo para evitar el desarrollo de las várices. Lo que se puede decir en primer lugar es la importancia de realizar ejercicio físico aeróbico que haga que la persona ponga en uso su sistema circulatorio en general.

En segundo lugar, una buena alimentación que favorezca un peso adecuado y no recargue los miembros inferiores del cuerpo con el peso.

Finalmente, se pueden utilizar tratamientos y cremas que ayuden a estimular la circulación. Cuando la condición es muy problemática, las várices se pueden operar con una simple intervención quirúrgica pero esto debe hacerse temprano, antes que la situación se vuelva muy riesgosa e inmovilizante.

Imagen: Fotolia. doroguzenda

Definición Siguiente >>