Definición de Amortización

AmortizacionAmortización es un concepto eminentemente económico y se utiliza en varios sentidos.

Existe una amortización relacionada con la obtención de un préstamo financiero. Es el periodo durante el cual se va devolviendo la cantidad de dinero prestado y se refiere a la parte de la cuota que forma parte del capital y no de los intereses correspondientes. Así, con cada uno de los pagos que se realizan se va amortizando el capital obtenido. En este sentido, hay varios métodos de amortización financiera, siendo uno de los más comunes el llamado método francés (la cuota que se paga se mantiene igual aunque la cantidad que pertenece a los intereses se va disminuyendo con el paso del tiempo).

Una de las circunstancias económicas en las que aparece este concepto está en relación con los préstamos hipotecarios para adquirir una vivienda. Si a lo largo del periodo en el que realizamos unos pagos periódicos a la entidad bancaria quisiéramos reducir la deuda porque tenemos un dinero extra, estaríamos amortizando la hipoteca. Esto se podría hacer de dos maneras: reducir la cuota mensual o reducir el plazo de tiempo acordado con el banco. La solución dependería de las circunstancias personales de cada uno, aunque como regla general se recomienda reducir el plazo, puesto que la cantidad total a pagar será inferior.

Hay otro sentido del término. Cuando compramos un producto existe una depreciación del mismo originada por su desgaste natural (la obsolescencia). Como esto implica una depreciación del valor del objeto, es conveniente compensar dicha pérdida con una cantidad de dinero, el fondo de amortización. Para afrontar esta situación, las empresas adoptan en su contabilidad un sistema de amortización para evaluar y cuantificar de qué manera el bien adquirido está perdiendo su valor. El método más utilizado es la amortización lineal, el cual establece una cuota fija en cada ejercicio contable a la hora de medir la depreciación de aquello que se ha adquirido. Hay otros sistemas, pero son menos utilizados contablemente (por ejemplo, una cantidad determinada a partir de una base decreciente en la amortización). Cualquiera que sea el método que se utilice, la amortización implica un menor beneficio contable, puesto que se tiene la finalidad de ahorrar una cantidad que deberá destinarse en un futuro a remplazar el bien que se obtuvo y que ya se ha deteriorado o no tiene una vida útil.

El término amortización puede emplearse también en un sentido figurado. Si digo, por ejemplo, que he amortizado bien unos pantalones, estoy afirmando que los he aprovechado de manera satisfactoria, es decir, los he llevado con frecuencia.

Definición Siguiente >>