Definición de Antiguo Régimen

Antiguo-RegimenLa idea de Antiguo Régimen tiene un sentido histórico. Es un concepto que fue originariamente acuñado por los revolucionarios franceses a finales del siglo XVlll para referirse al modelo político, social y económico anterior a la Revolución Francesa y que imperó en la mayoría de naciones europeas a lo largo de la Edad Moderna, es decir, entre los siglos XVl y XVlll.

Desde el punto de vista político, el Antiguo Régimen se caracteriza por el poder absoluto de un monarca, también llamado Absolutismo. El rey encarnaba el poder y lo ostentaba por un mandato divino, pues se creía que era Dios quien legitimaba su posición de privilegio sobre el pueblo. Había instituciones (parlamentos o cortes), aunque su papel estaba sometido al monarca. Los valores e ideales del Antiguo Régimen empezaron a debilitarse a partir de las ideas de los pensadores ilustrados, quienes introdujeron varios conceptos novedosos (la división de poderes, el predominio de la razón sobre la fe, la libertad individual, el espíritu crítico y la soberanía nacional fundamentada en el pueblo).

La economía del Antiguo Régimen se basaba en la propiedad señorial de la tierra, el latifundio. El propietario o señor era un noble que tenía plenos poderes sobre las personas que trabajaban para él. De hecho, podía dictar normas, impartir justicia o cobrar impuestos según sus intereses (esta práctica era conocida con el nombre de derechos señoriales). La agricultura representaba el principal sector económico, siendo la industria una actividad de tipo artesanal. Este modelo empezó a perder eficacia, pues se limitaba a una producción de subsistencia. Por otra parte, no hay que olvidar que la actividad comercial estaba muy restringida, ya que los gremios de los diferentes oficios imponían estrictas normas sobre el acceso al trabajo y la producción.

El esquema social del Antiguo Régimen estaba relacionado con la estructura económica y política. Los historiadores coinciden en valorar la sociedad como una entidad estamental. Había dos grandes grupos, aquellos que tenían una serie de privilegios (los señores feudales y el clero) y un sector sin ningún tipo de privilegios (los campesinos y los artesanos). Sin embargo, dentro de este segundo colectivo o estamento había también una nueva clase social, la burguesía, normalmente comerciantes que se habían enriquecido y que paulatinamente iban adquiriendo un mayor protagonismo social en detrimento de la nobleza.

En conclusión, el Antiguo Régimen fue resquebrajándose políticamente (la identificación del rey con el monarca resultaba difícil de mantener), pero también en lo económico (el latifundismo no era rentable) y desde el punto de vista social la burguesía adquirió una vitalidad que fue debilitando el poder de las clases privilegiadas.

Definición Siguiente >>