Definición de Antisocial

El prefijo anti indica oposición a algo. Así, un individuo o una conducta determinada es considerado como antisocial cuando se opone a las costumbres y normas del conjunto de la sociedad.

El ser humano es eminentemente social y por este motivo se hace necesario poner freno a todas aquellas conductas antisociales

Si una persona delinque, su comportamiento no encaja correctamente en la sociedad en la que vive. En consecuencia, las leyes tienen la función de penalizar todas aquellas infracciones o delitos que alteran la convivencia pacífica. Todos los delitos tienen un componente antisocial en mayor o menor medida.

El trastorno antisocial de la personalidad es conocido por sus siglas TAP

Se trata de una alteración de la salud mental. Las personas que padecen dicho trastorno presentan conductas que no encajan adecuadamente en la vida en sociedad. En cuanto a la causa de esta patología, es todavía desconocida, pero se cree que puede originarse por alguna alteración genética.

Al mismo tiempo, las situaciones de maltrato infantil pueden desembocar en una personalidad antisocial.

Las manifestaciones externas asociadas a este trastorno son muy amplias: conductas agresivas, maltrato hacia los animales, tendencias delictivas, problemas familiares, etc. El individuo con TAP no acepta con normalidad las pautas sociales, busca el beneficio propio por encima de todo, es impulsivo y normalmente irresponsable y no suele expresar remordimientos cuando perjudica a los demás.

Una vez que se ha diagnosticado el TAP, es posible tratarlo con una terapia grupal combinada con algún tipo de fármaco.

La diferencia entre antisocial y asocial

Si un individuo decide aislarse totalmente y lleva una vida solitaria, su posición es asocial pero no antisocial. Es asocial porque no le gusta por algún motivo la convivencia con los demás, pero no adopta una posición de enfrentamiento y, en consecuencia, no se produce ningún tipo de conflicto.

En cambio, las actitudes antisociales sí crean desajustes y conflictos en el entorno social.

A la persona asocial no le gustan las multitudes y tiende normalmente al aislamiento. En ocasiones el planteamiento vital de alguien asocial viene motivado por motivos religiosos, por algún tipo de fobia o por una profunda timidez.

En cualquier caso, el individuo asocial no adopta actitudes amenazantes contra otras personas.

Imagen: Fotolia. frimufilms

Definición Siguiente >>