Definición de Articulación

ArticulacionUna articulación es la unión de dos o más huesos entre sí y de todos aquellos elementos que intervienen en dicha unión.

Las articulaciones de nuestro organismo se pueden clasificar en función de varios aspectos. Según el movimiento, hay articulaciones totalmente inmóviles (denominadas sinartrosis), algunas son parcialmente móviles (las anfiartrosis) y aquellas que son móviles en su totalidad (conocidas con el nombre de diartrosis).

Las articulaciones que más pueden afectar negativamente a nuestra estructura mecánica son aquellas que tienen movilidad. Estas articulaciones son lisas y no tienen ningún tipo de rugosidad, evitándose así la fricción entre ellas. Por otra parte, están recubiertas de cartílago para que la fricción se disminuya todavía más. Además, están recubiertas por una cápsula articular y rodeadas por una membrana sinovial formada por tejido conjuntivo y, por último, se encuentra el líquido sinovial que tiene la función de favorecer la movilidad de la articulación y ayudar a su lubricación. Existen también elementos de coaptación, los cuales actúan en su funcionalidad mecánica, y son los manguitos, los rodetes y los meniscos. Una estructura que actúa en la movilidad de la articulación son los ligamentos, cuya función es reforzar la unión de los huesos implicados.

Aunque algunas articulaciones no se mueven, sí permiten o intervienen en el movimiento. Su estructura puede ser en bisagra, de pivote o de bola. Las articulaciones en los codos o en las rodillas son en bisagra y se mueven solamente en una dirección, por lo que los antebrazos y las piernas simplemente se pueden doblar y estirar. Entre la cabeza y el cuello están las articulaciones de pivote y permiten un movimiento rotatorio por el cual podemos desplazar la cabeza hacia los lados. En los hombros y en las caderas se encuentran las articulaciones de bola, que son las más móviles y flexibles, ya que permiten los desplazamientos en cualquier dirección.

Las enfermedades que afectan a nuestros huesos y articulaciones reciben el nombre de osteoarticulares. Son varias las patologías más comunes: la artritis, la fibromialgia, la osteoporosis, la tendinitis, la bursitis o el reumatismo. Algunas de ellas están asociadas a la edad y se manifiestan como un proceso degenerativo natural del organismo. Por este motivo, los médicos recomiendan un ejercicio físico moderado para así prevenir algunos problemas que afectan a las articulaciones y los huesos.

El funcionamiento correcto de las articulaciones depende también de nuestra alimentación. El agua proporciona una lubricación adecuada del líquido sinovial, los alimentos ricos en azufre (cebolla, ajos o puerros) favorecen la formación del colágeno y el pescado azul es antioxidante y antiinflamatorio.

Definición Siguiente >>