Definición de Astenia

AsteniaCuando nos encontramos fatigados sin un motivo aparente, abatidos y sin energía es probable que tengamos astenia. Etimológicamente viene del griego y quiere decir carecer de fuerza.

Este malestar físico es bastante habitual, sobre todo en personas adultas y especialmente entre las mujeres. Al tratarse de una debilidad general del organismo también produce una sensación de cansancio mental. Se podría decir que la astenia afecta al individuo en su conjunto e implica una disminución de su vitalidad.

En cualquier caso, el síntoma más revelador es aquel en que el cansancio propio de la astenia no está precedido de una actividad física intensa que lo pueda justificar y que tras un tiempo de reposo razonable se continua manifestando el abatimiento.

Causas, diagnóstico y tratamiento

Las causas de la astenia pueden ser muy diversas. El embarazo y los cambios físicos y hormanales que se producen en el mismo son una de las causas más habituales. Las situaciones de ansiedad, el sedentarismo y el estrés son circunstancias que en ocasiones están en el origen del estado de fatiga. Hay ciertas enfermedades asociadas a los síntomas ya descritos (la fibromialgia, la anemia, la insufiencia cardíaca o la hepatitis). Ciertos medicamentos pueden estar implicados, así como algunas drogas, el alcohol o la intoxicación por alguna sustancia. Ante esta variedad de causas posibles, es necesario que el médico realice un diagnóstico preciso.

Si la astenia se mantiene durante un periodo prolongado, se puede convertir en crónica y se le conoce como el Síndrome de la Fatiga Crónica o con las siglas SFC. Para determinar si realmente se trata de esta dolencia, hay que hacer una diagóstico diferencial que descarte otras patologías con cierta similitud en cuanto a los síntomas: infecciones, problemas cardíacos, neurosis y otras. Los médicos recomiendan que se haga un análisis riguroso sobre el tipo de vida del paciente, de tal manera que se pueda saber si hay una causa objetiva que provoca la astenia.

Un aspecto importante en su diagnóstico es la posible pérdida de peso que acompaña al estado de fatiga. Otra singularidad de esta patología es su medición, para lo cual algunos médicos utilizan unas tablas numéricas que establecen los grados de cansancio desde un punto de vista físico, mental o emocional.

Los síntomas de la astenia o SFC son generalmente variables y fluctuantes, aunque en la mayoría de casos hay un empeoramiento si hay una situación de estrés de carácter social o laboral.

En relación con el tratamiento adecuado, hay varias líneas de actuación. Se recomienda una actividad física moderada, algún suplemento vitamínico que tenga hierro, psicoterapia en ciertos casos y un cambio en el estilo de vida del paciente.

Definición Siguiente >>