Definición de Bullicio

BullicioAntes de entrar con detalle en la entrada que aquí tratamos, se propone al lector un breve ejercicio mental: pensar en una olla hirviendo. El agua se calienta y aparecen unas burbujas con un sonido peculiar. Lo que hace el agua es bullir ( del latín bullire ), producir burbujas. Esta imagen y explicación del calentamiento del agua es pertinente en el caso de la palabra bullicio, porque originariamente deriva del ruido de las burbujas al hervir el agua.

Esta curiosidad etimológica es también muy útil para comprender que normalmente el origen de una palabra aporta la clave de su significado posterior. En el caso del concepto que analizamos aquí, bullicio, hay una conexión entre el sonido de las burbujas del agua hirviendo y el efecto sonoro de la gente al reunirse.

Hay un bullicio cuando un grupo de personas está reunida y, al hablar o gritar entre todos, se emite un ruido de cierta intensidad. Por otra parte, el bullicio suele ir acompañado de desorden y agitación. Se trata de situaciones intensas. con un alto componente emocional en el grupo. Pueden ser momentos festivos, para lo cual hay varias palabras que se podrían utilizar: jaleo, juerga, jolgorio, jarana o farra. En estos casos, el bullicio se crea porque hay un motivo de entretenimiento que lo provoca, es decir, un grupo de personas que lo está pasando bien y en ese ambiente alegre aparece el elemento bullicioso ( en algunos eventos musicales, actividades deportivas y especialmente en las celebraciones ). Sin embargo, no siempre se asocia a momentos festivos, sino que tiene relación con situaciones de protesta o agitación social. De hecho, lo bullicioso aparece en manifestaciones populares de carácter reivindicativo, peleas o discusiones callejeras, así como otras situaciones tumultuarias.

Hay dos factores esenciales que crean bullicio: un grupo de personas y el ruido que crean entre ellas. Puede haber una gran cantidad de gente que no provoque una situación bulliciosa ( por ejemplo, una manifestación pacífica y silenciosa ). Por lo tanto, si el número de personas es considerable y entre ellas hay un motivo de agitación, se va a generar un ruido elevado, formándose un ambiente de cierta intensidad colectiva.

Hay situaciones que no son festivas y tampoco son convulsas desde el punto de vista social, pero que también crean un cierto bullicio. Por ejemplo, los días en los que hay mercado y la gente se reúne para comprar y vender productos. El ambiente que se forma es algo ruidoso y hay un ambiente de convivencia colectiva muy similar a la celebración.

Definición Siguiente >>