Definición de Categorías Gramaticales

Las categorías gramaticales son la forma técnica de clasificar/agrupar las palabras a través de las cuales se construyen las oraciones que uno transmite, reconociendo las características que comparten y las funciones que desempeñan. Las palabras son los elementos que utilizamos dentro del discurso al momento de comunicarnos. Según Duarte, la tradición gramatical designa a las palabras como partes de la oración.

Resulta difícil esperar que todos los estudios de gramática concuerden en cuanto a estas agrupaciones, por lo que son bastante variadas, sin embargo, la clasificación más conocida incluye, por un lado, a las partes variables de la oración conformadas por artículo, sustantivo, adjetivo, pronombre y verbo y las partes invariables de la oración adverbio, preposición, conjunción, e interjección.

Existen otros estudios de gramática en los que ciertas categorías como los artículos, las preposiciones y las conjunciones se engloban dentro del término conocido como palabras instrumentales; otros agrupan a las preposiciones y conjunciones en una categoría conocida como palabras de relación. Es de esperarse que estas clasificaciones no sean del todo fijas debido al estudio constante de las partes de la oración, pero sí es posible notar que la base de ellas es semejante.

Es posible definir una categoría gramatical desde diferentes perspectivas, las principales son la semántica, la sintaxis y la morfología. La semántica nos permite conocer la significación de las palabras, es decir, las cosas que designan; la sintaxis nos ayuda a identificar la forma en la que las palabras se relacionan unas con otras dentro de una oración, cuál es su posición dentro de dicha estructura y cómo funciona respecto a ella; finalmente, la morfología nos habla de los accidentes o morfemas que pueden presentar las palabras. En este apartado definiremos brevemente cada una de las categorías gramaticales con base en estas tres perspectivas mencionadas.

Ejemplos y diferencias de las nueve categorizaciones principales

1. Artículo

Añade su significado al momento de acompañar al sustantivo, existen dos tipos de artículos: los determinados y los indeterminados; los primeros señalan de forma precisa un sustantivo específico (el sándwich, es decir, el único o el que es diferente de los otros), mientras que los segundos señalan a un sustantivo no definido que podría ser cualquiera dentro de un grupo (un sándwich, uno del montón). El artículo gramatical funciona como un determinativo del sustantivo, es decir, depende de él y lo delimita, por lo que siempre aparecerá junto a un nombre, o bien, junto a un adjetivo: el espejo o el bello espejo. Presenta morfemas de género y número que coinciden con el sustantivo.

2. Sustantivo

Es una palabra que señala objetos, personas, animales y demás cosas existentes. Funciona como el núcleo de sintagmas nominales: el sujeto, los complementos circunstanciales, los objetos directo e indirecto los complementos de nombre y demás.

La niña compra dulces para sus amigas en el patio de recreo.

En esta oración se encuentran subrayados los sustantivos que fungen como núcleos de los sintagmas nominales de sujeto, objeto directo, objeto indirecto, complemento circunstancial de lugar y complemento de nombre, en ese orden.

Presenta flexiones de género y número, además, es posible añadirle prefijos y sufijos que cambien o alteren su significado como disposición, predisposición o pan, panadero. Los sufijos más conocidos de los sustantivos son el aumentativo, el diminutivo y el despectivo: casa, casota, casita, casucha.

3. Adjetivo

Añade información al sustantivo y al mismo tiempo acorta su extensión, por ejemplo, una casa, una casa azul, el adjetivo azul brinda información adicional y al mismo tiempo reduce la extensión de las casas a sólo las azules. Existen dos clasificaciones principales: los calificativos y los determinativos. Se encuentra junto al sustantivo y lo determina, también puede funcionar como el núcleo de un predicado nominal (en lo que se conoce como oraciones atributivas) como en María está cansada. Presenta flexiones de género y número, además, es posible añadirle prefijos y sufijos que cambien o alteren su significado como posible, imposible o pequeño, pequeñito.

4. Pronombre

No expresa ningún concepto por sí mismo, sino que reemplaza o repite uno previamente dicho, por ejemplo: Joaquín fue a comprar pan, él ama el pan. Puede funcionar como sustantivo, adjetivo o adverbio y, en ese sentido puede ser también, por ejemplo, un sujeto como en la oración anterior donde él funciona como el sujeto de la segunda oración. Morfológicamente, presenta variaciones de persona, número, género y caso.

5. Verbo

Expresa acción, estado o pasión, de hecho, podría decirse que es la palabra más importante de una oración puesto que tiene la mayor carga semántica y funcionalmente, como núcleo del predicado, subordina a todos los demás elementos de dicha oración en torno a él. Presenta morfemas de número, persona, tiempo y modo, por ejemplo: miraba (primera persona del singular, tiempo copretérito, modo indicativo).

6. Adverbio

Usualmente no posee un significado por sí mismo, sino que significa de acuerdo con el contexto. Dentro de la oración, funciona como modificador de un verbo, un adjetivo y a veces de otro adverbio, por ejemplo: Matías come mucho, Lucas está bien alto, trabajaste muy bien. En algunas ocasiones, podría confundirse con un complemento circunstancial, sin embargo, es posible distinguirlos debido a que el adverbio suele ser una sola palabra mientras que el complemento va encabezado por una preposición y tiene un sustantivo como núcleo, por lo que, Jaime durmió aquí, contiene un adverbio, mientras que Jaime durmió en la sala, contiene un complemento circunstancial de lugar. En cuanto a sus flexiones, el adverbio no presenta morfemas, por ello es una palabra invariable.

7. Preposición

Permite unir dos estructuras de la oración mediante una relación de subordinación, enlaza siempre un elemento sintáctico con un complemento sustantivo, por ejemplo, en la armadura de Don Carlos está oxidada, la preposición “de” une un sustantivo, que en este caso es el núcleo del sujeto, con su complemento de nombre. Las preposiciones son finitas, por lo que no presentan morfemas. En español las preposiciones son: a, ante, bajo, con, contra, de, desde, durante, en, entre, hacia, hasta, mediante, para, por, según, sin, so, sobre, tras.

8. Conjunción

Enlaza oraciones enteras o elementos del mismo valor sintáctico, por ejemplo: Ana limpia la casa y Alfredo lava la ropa. Existen dos tipos de conjunciones: las coordinantes y las subordinantes, las cuales sirven también como nexos para las oraciones coordinadas y subordinadas. Es una categoría invariable debido a que no posee morfemas.

9. Interjección

Es una palabra compuesta, por lo general, por una sola sílaba que expresa emoción o deseo de forma rudimentaria: ¡oh!, ¡ay!, ¡ah!, ¡bah!, ¡hola!, etc. Por su contenido, la interjección no forma parte de la oración, sino que es una oración en sí misma, por ejemplo, en ¡Oh! Entonces te esperamos en la fiesta, la interjección expresa admiración, su contenido no es fijo, pero, en este caso, bien podría indicar algo como: no sabía que sí vendrías a la fiesta. Es una categoría invariable debido a que no posee morfemas.

Definición. Siguiente >>

Referencias bibliográficas

Altieri, N. (1995). Manual de morfosintaxis. Puebla: Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Duarte Márquez, H. (2007). Morfosintaxis -de la oración al discurso. Puebla: Universidad Autónoma de Tlaxcala.

Autor

Escrito por Marcelo Jesús Salazar Martínez para la Edición #105 de Definición MX , en 11/2021. Marcelo es licenciado en Lingüística y Literatura Hispánica, actualmente estudia la maestría en Literatura Hispanoamericana con PNCP en la BUAP y se especializa en narrativa fantástica hispanoamericana de los siglos XIX, XX y XXI.

Más definiciones del autor