Definición de Clientelismo

Una de las problemáticas más presentes y criticadas en la actualidad respecto del vínculo de los gobiernos con sus pueblos es aquella que ha sido denominada clientelismo y que supone una relación de interés y beneficio mutuo que muchas veces puede esconder ciertas faltas a la ética y a la transparencia de los sistemas democráticos.

Hay diferentes maneras de entender el concepto de clientelismo. Sin embargo, la más común y más utilizada en el lenguaje común y político es aquella que entiende a este fenómeno como un proceso de vinculación entre quienes forman parte del gobierno y los diferentes sectores sociales. Tal como la palabra lo dice, este sistema de conexión entre ambas partes genera un vínculo similar al de un cliente al que se intenta ganar y asegurar su lealtad.

El clientelismo se estructura a partir de una permanente vinculación de interés entre ambas partes, recurriendo a los recursos materiales de los que dispone el Estado, para asegurar determinados beneficios y mantener a ciertos sectores sociales a favor de la postura o proyecto político de quien gobierna en el momento.

El mal del clientelismo para un sistema republicano

Es claro que este tipo de funcionamiento, donde el Estado baja a determinados grupos sociales un sinfín de dádivas a cambio de la lealtad o del voto, perjudica profundamente la transparencia y la ética de las que se debe valer el sistema republicano y democrático. Este se basa en la claridad de las cuentas y en el hecho de que los recursos del Estado deben ser administrados de manera ética en nombre del pueblo, no en nombre de beneficios para ciertos funcionarios.

Esta estructura de poder requiere la presencia y la participación de un gran número de personas y de medios ya que es a través de esto que puede llegarse de manera directa a quienes se busca mantener interesado. Muchas veces esta estructura se arma de manera extraoficial y quienes forman parte de ella no figuran de manera clara y oficial en la nómina de funcionarios estatales.

Un problema que abarca a toda la sociedad

Si bien el fenómeno del clientelismo suele asociarse al vínculo que los gobernantes establecen con los sectores más populares de una sociedad, la realidad es que esta problemática está presente desde muy diversos aspectos. Así, el consumo y la constante publicidad que se hace sobre la necesidad de pertenecer o de sentir identidad hacia empresas o marcas afecta en gran modo a las clases medias cuando aquellas actúan siempre pensando en un beneficio económico que se trasluce en ganancias.

Imagen: Fotolia. anggar3ind

Definición Siguiente >>