Definición de Conciencia Moral

Como pauta general todas las personas saben diferenciar el bien del mal, el comportamiento recto y el desviado. Esta distinción la realizamos porque tenemos conciencia moral. Para muchos se trata de una voz interior que nos dice de qué manera debemos actuar. A veces escuchamos esa voz, pero otras no.

En el lenguaje coloquial se dice también que hemos de escuchar la voz del corazón.

Diferentes consideraciones sobre nuestra voz interior

Algunas corrientes filosóficas afirman que la voz interior de la conciencia es estrictamente racional. En cambio otros, por ejemplo los filósofos escolásticos, sostienen que se trata de un espíritu corrector.

Para Descartes, es una idea que nos aparece después de actuar, pues tenemos dudas sobre lo correcto o lo incorrecto de nuestras acciones (en este sentido, la conciencia moral estaría relacionada con la idea de remordimiento).

En cambio, otros filósofos entienden que es una idea asociada con la penitencia. Desde el punto de vista de Locke es simplemente la valoración u opinión sobre las acciones realizadas.

Para Kant este concepto está relacionado con otro, la idea del deber moral. En cualquier caso, funciona como si fuera un elemento corrector y con un carácter sancionador de los actos pasados.

En un análisis menos filosófico, podríamos decir que toda conciencia moral tiene tres partes: primero reconocemos nuestra voz interior, luego reflexionamos sobre nuestros actos y finalmente extraemos unas conclusiones. Por otra parte, el proceso de autovaloración puede ser auténtico y sincero o bien algo fingido e inauténtico.

La cuestión del origen

Para algunos filósofos tiene un origen innato. De esta manera, todos los hombres tienen este tipo de conciencia por el simple hecho de existir. Desde otra perspectiva, podría tratarse de una idea adquirida. Así, a través de la educación creamos un sentido de la conciencia moral, lo cual implica que algunos individuos desarrollan una conciencia moral y otros no.

Para los cristianos es Dios quien ha depositado la semilla de la conciencia en el alma humana a través de la acción del espíritu santo.

Por último, la conciencia moral viene a complementar la dimensión racional y la pura subjetividad del individuo. Así, la razón nos permite comprender una realidad, nuestra subjetividad nos hace preferir esto o aquello y la conciencia moral es la que nos obliga a valorar nuestras propias acciones.

Otros tipos de conciencia

De alguna manera, todo lo que existe en el presente es una consecuencia lógica de lo ocurrido en el pasado. Para expresar esta idea se habla de la conciencia histórica.

La conciencia hermenéutica es la que nos permite relacionar los acontecimientos del pasado con el presente. Por otro lado, la conciencia crítica es aquella que nos hace valorar la realidad que nos rodea.

Imagen Fotolia. Oscarmcwhite

Definición Siguiente >>