Definición de Conquista de América

Tal vez uno de los procesos históricos más crueles y duros de toda la historia de la Humanidad, la conquista de América ha sido sin duda alguna el comienzo del fin para muchas realidades étnicas así como también el comienzo de una nueva vida en el continente. El dominio de los diferentes países europeos sobre las culturas y comunidades americanas comienza en 1492, momento en que Colón llega accidentalmente al Caribe y se rompe el aislamiento del continente americano con el resto del mundo.

Un proyecto que comienza como accidente: la expansión europea

El afán y la necesidad por encontrar rutas comerciales nuevas que les permitieran llegar a Oriente, región de la que se obtenían productos lujosos y caros que luego eran vendidos a las aristocracias y burguesías europeas, llevó a los navegantes, marinos y comerciantes del Viejo Continente a explorar el Océano Atlántico, un océano que hasta el siglo XV permanecía para ellos mayormente desconocido y sobre el cual no tenían demasiada información.

El cruce de ese océano hizo que Cristóbal Colón, marinero genovés al servicio de la Corona española, llegara accidentalmente a islas desconocidas. En un primer momento se creyó que había llegado a la India, pero luego con el pasar de los años y subsiguientes viajes se entendería que esas tierras con habitantes nunca antes vistos eran un nuevo continente. Así comenzó a proyectarse la pelea por el dominio de esas tierras y sus riquezas entre los países de Europa que estuvieran preparados para salir al mar.

El proceso de conquista que cambió la historia

Aunque normalmente se suele asociar a la llegada de Colón a América como el comienzo del cambio, ese momento es más que nada simbólico (de hecho Colón murió sin saber que había llegado a América) por lo que con él comenzó. A partir de ese momento, Europa empezó a proyectar el dominio de esas nuevas tierras costara lo que costara. En el camino, las poblaciones que habitaban el continente, organizadas en grandes y ricos imperios o en pequeñas comunidades nómades, deberían ser arrasadas o puestas al servicio del más poderoso.

A lo largo del siglo XV y en los siglos siguientes, América se convertiría en un coto de caza de todo aquel que se enfrentara al avance europeo. Las poblaciones indígenas fueron subyugadas y forzadas a trabajar de manera inhumana de acuerdo a los intereses y deseos de los europeos, sufriendo muchas veces el despojo de sus culturas, tradiciones y el desarraigo de ser trasladadas de una punta a la otra del continente. Cuando la población indígena comenzó a desaparecer por las torturas, tormento y abandono a los que fue sometida, los europeos poblaron el continente con esclavos traídos de África a los que maltrataron y violentaron del mismo modo.

El saqueo de riquezas y de recursos naturales, así como también la transformación de los espacios naturales y la conversión de América de un continente natural en una empresa productiva fueron otras de las consecuencias de la conquista, consecuencias que han dejado su marca en la actualidad y que hacen que hasta el día de hoy se puedan registrar los deshechos de tal dominio y abuso.

Imagen Fotolia: Juulijs

Definición Siguiente >>