Definición de Consumo Compulsivo

Las complejas sociedades en las que vivimos hoy en día nos llevan casi de manera automática a reproducir ciertas acciones, a tener actitudes específicas, a desarrollar comportamientos que no siempre nos detenemos a observar y que pueden ser dañinos para nosotros, para terceros o incluso para el medio ambiente. Uno de estos comportamientos es lo que actualmente se considera consumo compulsivo, es decir, una forma de comprar objetos o adquirir servicios en la que no existe una reflexión positiva y real sobre la necesidad que puede uno tener sobre esos productos y que termina transformándose en un problema mayor.

El consumo desmedido es una problemática característica de las sociedades actuales

A lo largo del siglo XX Occidente se especializó en la construcción de sociedades de consumo, especialmente luego de finalizada la Segunda Guerra Mundial. Estas sociedades se caracterizan por tener altamente presente la sensación de necesitar de modo permanente productos que no se tienen y que deben ser comprados o consumidos en los centros de abastecimiento. Este proceso social comenzó en una primera etapa con alimentos conservables como aquellos que no necesitaban del frío y luego, en una segunda etapa, el consumo se dirigió a la adquisición de bienes tales como electrodomésticos, automóviles o servicios de distinto tipo (por ejemplo, lo que hoy representa el consumo de internet).

Así, las sociedades occidentales pero luego las de todo el mundo se asimilaron a la idea capitalista de que uno debe poseer determinados objetos y servicios a lo largo de su vida para considerarse exitoso o pleno. Muchas veces, este consumo es lógico y necesario, pero muchas otras se transforma en algo compulsivo o enfermizo ya que no importa la necesidad primaria sino la sensación de ansiedad que genera el no tener ese producto en sí y la obligación casi incuestionable de hacer todo lo que sea necesario para tenerlo.

El daño al medio ambiente y la pobreza como consecuencias del consumo desmedido

El sistema capitalista y la noción de tener que estar constantemente consumiendo bienes y servicios es un problema global. En primer lugar, genera profundos e irreversibles daños en el medio ambiente ya que para poder suplir esa demanda muchas veces exagerada e irreal de productos se debe transformar el espacio natural en pos de esa producción desmedida. Así, por ejemplo, se talan bosques para poder crear espacios de pasturas para ganado que luego será consumido compulsivamente por las industrias alimenticias de todo el mundo (y que en gran parte generará residuos de gran volumen).

Al mismo tiempo, el consumo masivo en algunas regiones del planeta (especialmente en los grandes centros urbanos) se contrapone con la extrema pobreza de poblaciones subdesarrolladas que se encuentran forzadas a trabajar para la producción barata de esos bienes, como ocurre en países del sudeste asiático. Esto significa que mientras una parte de la población mundial goza del consumo como un derecho incuestionable, otra parte sufre las condiciones de máxima pobreza y miseria sin que nadie se plantee la injusticia de tal situación.

Imagen Fotolia: aleutie

Definición Siguiente >>