Definición de Contaminación del Agua (Mares y Océanos)

Se entiende por contaminación marina a la introducción, ya sea directa o indirectamente, de cualquier sustancia, materia o energía, que de forma inmediata o a largo plazo altera la calidad de mares y océanos, afectando negativamente el agua, los recursos vivos y las actividades marinas en general, por ejemplo la pesca y el turismo; y poniendo en peligro la salud humana.

La materia y la energía no se destruyen, tal como lo señala la primera Ley de Termodinámica. Esto quiere decir que en cualquier sistema, por grande que sea, la cantidad de materia o energía que entra debe ser igual a la cantidad que sale, o en caso contrario, tenderán a acumularse. En el caso de sistemas naturales, cuando la materia o la energía que entra se acumula, esta produce contaminación.

Los océanos ocupan cerca de las tres cuartas partes de la superficie terrestre, debido a ello, tradicionalmente fueron vistos como un depósito infinito e inalterable de desechos y desperdicios. Sin embargo, las evidencias y consecuencias de la contaminación marina son cada vez mayores y más nefastas.

Derrames petroleros, descargas de aguas domésticas, aguas de escorrentías cargadas de agroquímicos, plásticos y microplásticos, e incluso el ruido, producto de los motores de las embarcaciones marinas y de las exploraciones y explotaciones petroleras costa afuera, están degradando aceleradamente la calidad de las aguas marinas y oceánicas del mundo entero.

Vías de contaminación

Descargas directas

Las descargas directas pueden ser de dos tipos, puntuales o no puntuales. Las primeras se refieren a puntos de descarga que pueden ser ubicados con precisión, tales como los puntos de descarga al mar de cloacas y plantas de tratamiento; las descargas no puntuales, por el contrario, no pueden ser ubicadas con precisión, como el lugar de ingreso de los desechos transportados hasta el mar por el viento.

Más de las tres cuartas partes de estas descargas tienen su origen en actividades efectuadas en tierra firme, y pueden ocurrir de forma accidental (como los derrames) o deliberada (como ocurre con los vertidos de aguas domésticas).

Las aguas del alcantarillado, de las redes cloacales o de plantas de tratamiento que no funcionan adecuadamente, son algunas de las principales fuentes de contaminación por descarga directa. Los desechos de las actividades mineras, vertidos directamente a los ríos, así como las aguas de desechos de distintas industrias, contribuyen también de manera significativa con la contaminación marina.

Aguas de escorrentías

Las lluvias en territorios agrícolas continentales lavan los suelos y arrastran consigo, no solo los desechos sólidos, sino también los agroquímicos empleados en los distintos cultivos.

Entre estos agroquímicos se encuentran restos de fertilizantes con altos contenidos de nitrógeno y de fósforo, que ayudan a la eutrofización del agua; y compuestos como el DDT y pesticidas organoclorados que contienen compuestos no biodegradables, altamente tóxicos y bioacumulables.

Las aguas de escorrentías de zonas urbanas e industriales contienen metales pesados, hidrocarburos, detergentes y otros productos contaminantes.

Tráfico marítimo

El tráfico marítimo es una fuente importante de contaminantes, entre ellos desechos sólidos, aguas de sentinas y aguas de lastres. Los derrames accidentales de crudo son una fuente puntual importante de contaminación, sin embargo, aunque vierten cantidades importantes de crudo, ocurren solo eventualmente, por lo que los vertidos de aguas de lastre, que son permanentes, en conjunto, pueden llegar a ser más perjudiciales que los derrames.

Contaminación atmosférica y minería marina

La atmósfera es fuente importante de contaminantes para el medio marino, principalmente en forma de polvo y dióxido de carbono. El dióxido de carbono es causante principal de la acidificación de los océanos, un problema emergente y muy grave, considerando que la acidificación contribuye a la dilución del carbonato de calcio, elemento empleado para la construcción del esqueleto de corales, moluscos, crustáceos y otros organismos marinos.

Las plataformas petroleras costa afuera, y más recientemente, la minería marina de aguas profundas, son fuente de contaminación al remover grandes cantidades de sustrato, por derrames accidentales (plataformas petroleras) y por las actividades relacionadas a la extracción y separación de minerales.

Clasificación según el origen del agente de impacto

Contaminación natural

Se denomina de esta manera a la contaminación producto de fenómenos o procesos naturales, que no dependen de la acción del hombre, por ejemplo, las erupciones volcánicas. La contaminación marina por el vulcanismo se debe, entre otros factores, al incremento de la temperatura.

También se incrementa la acidez del agua a causa de las emisiones de CO2, así como otras sustancias, incluido el ácido sulfúrico. Entre los componentes del magma, por otra parte, pueden encontrarse metales pesados como el mercurio, el cobre o el hierro, que al incrementar sus concentraciones en el medio pueden afectar a los seres vivos.

Contaminación antrópica o antropogénica

Producto de la actividad humana, este tipo de contaminación se incrementó exponencialmente con el proceso de industrialización.

Causas según la naturaleza del contaminante

Contaminación biológica

Se produce cuando un, o unos microorganismos patógenos ingresan y se mantienen en el medio marino, principalmente debido a la descarga directa de aguas cloacales no tratadas. Entre los microorganismos patógenos que afectan la calidad del agua marina se encuentran los coliformes fecales, y bacterias del género Vibrio.

Muchos de estos microorganismos pueden ser consumidos y acumulados por animales filtradores, algunos de ellos de interés comercial, como ostras, mejillones y otros moluscos bivalvos.

Contaminación física

Este tipo de contaminación incluye, entre otras a la contaminación sónica, producto principalmente del tráfico y de la minería marina; y la contaminación térmica debido a los cambios climáticos globales.

La contaminación térmica de los océanos, durante el siglo pasado ha sido mucho más lenta que este mismo tipo de contaminación en la atmósfera (0,1 grado Celsius en los océanos vs 0,6 ºC en la atmósfera, aproximadamente), sin embargo, los organismos acuáticos son mucho más sensibles a los cambios de temperatura que los organismos terrestres.

Por otra parte, al calentarse el agua, esta se expande, por lo cual el calentamiento global de los océanos ha conducido a un incremento del nivel del mar, con los consecuentes efectos negativos sobre las infraestructuras y terrenos ubicados en las zonas costeras.

Contaminación química

Producida por la introducción en el medio de un agente químico en cantidades superiores a las que puede soportar ese medio. Puede ser un agente natural, como los metales pesados, o un producto creado por el hombre y que no se encuentra en forma natural en ningún ambiente (xenobiótico), tal como los clorofluorcarbonos.

Principales ejemplos de la contaminación marina actuales

Contaminación por plástico y microplástico

La contaminación por plástico es considerada actualmente por muchos autores como la principal amenaza al medio marino, y a pesar de todos los esfuerzos, cada año aumenta el volumen de materiales plásticos que son arrojados a los océanos.

Cada año ingresan al medio marino entre 1,5 y 2,4 toneladas de desechos de este tipo de material, las cuales, al no ser biodegradables, se van acumulando, estimándose que, de seguir el ritmo de estas descargas, para el 2050 habrá mayor cantidad (en peso) de plástico, que biomasa de peces en el mar.

Las corrientes oceánicas tienden a concentrar estos y otros desechos en zonas determinadas, creando las denominadas islas de basura o islas tóxicas, las cuales pueden extenderse por más de 10 millones de kilómetros cuadrados, como ocurre con la isla de basura del océano Pacífico.

Algunos de estos plásticos pueden degradarse por acción mecánica, o por efecto de la luz solar, en trozos muy pequeños, conocidos en conjunto como microplástico. Los microplásticos pueden ser ingeridos por los organismos marinos, causando diversos impactos negativos sobre estos, entre ellos, la transferencia de sustancias tóxicas, malnutrición y muerte.

Contaminación por hidrocarburos

Anualmente se vierten, directa o indirectamente, a los océanos más de 10 millones de toneladas de hidrocarburos, siendo las principales fuentes las descargas industriales y el dragado urbano, las operaciones de las embarcaciones y los accidentes de embarcaciones petroleras, contribuyendo en conjunto con más del 80% de dicho volumen.

Estos vertidos causan, entre otros impactos, contaminación directa, que puede afectar la biota marina por sofocación, intoxicación por ingesta o bioacumulación de metales pesados; disminución de la cantidad de luz disponible, afectando a los organismos fotosintetizadores y a los corales; alteración de la dinámica de los gases disueltos en el agua de mar; afectación del lecho marino y alteración de las comunidades biológicas.

Acidificación de los océanos

Es producto principalmente de la interacción entre la atmósfera y los océanos. El dióxido de carbono (CO2) presente en la atmósfera puede transferirse de forma natural a las aguas oceánicas.

Este CO2 es aprovechado por los organismos fotosintetizadores o incorporado al agua de mar, mediante una reacción que forma iones carbonatos (CO3-2) y de hidrógeno (H+). El incremento acelerado de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera luego de la revolución industrial, ha incrementado la incorporación del mismo a las aguas oceánicas, con el consecuente incremento de los iones H+, elevando el pH.

Los principales afectados por este incremento son los corales, moluscos y crustáceos, porque poseen un exoesqueleto de carbonato de calcio. Al disminuir el pH se incrementa la solubilidad del carbonato de calcio, ocasionando unos esqueletos más frágiles y un mayor costo energético para formarlos.

Definición. Siguiente >>

Referencias bibliográficas

Jambeck, J.; Geyer, R.; Wilcox, C.; Siegler, T.R; Perryman, M.; Andrady, A.; Narayan, R. & Law, K.L. (2015). Plastic waste inputs from land into the ocean. Science, 347 (6223).

FAO. 2017. Microplastics in fisheries and aquaculture. Fisheries and Aquaculture Technical Paper 615.

Autores varios (2005). Anthropogenic ocean acidification over the twenty-first century and its impact on calcifying organisms. Nature 437 (7059): 681-686.

Weis, J.S. (2015) Marine pollution: what everyone needs to know. Oxford Univ. Press, Oxford.

Autor

Escrito por Carlos F. Lira G. para la Edición #104 de Definición MX , en 10/2021. Carlos es MSc. en Ciencias Marinas, mención Biología Marina del Inst. Oceanográfico de Venezuela, UDO. Profesor de Carcinología y Zoología Gral. en la UDO.

Más definiciones del autor