Definición de Control Interno

Control-InternoEl concepto de control interno tiene dos aceptaciones. En una de ellas se aplica al dominio personal de tipo psicológico y en la otra se trata de una herramienta en la gestión empresarial.

Los griegos de la escuela filosófica estoica hablaban de la ataraxia, que consiste en el autocontrol de las emociones. Consiste en mantener una fortaleza anímica, de tal manera que seamos capaces de controlar nuestras emociones sin que éstas perturben el ánimo. Algunas filosofías orientales, consideran que el nirvana es un estado del espíritu en el que no hay sufrimiento y se alcanza el pleno bienestar interior.

Tanto la ataraxia como el nirvana son propuestas para lograr el control interior de las emociones y en ambos casos se consigue a través de un proceso de autoconocimiento personal.

El control interno tiene también una aplicación en el ámbito de las empresas, concretamente en la correcta gestión de las mismas. Sus implicaciones son diversas: de tipo legal, comercial o en relación con la estricta gestión técnica y administrativa.

Cualquier empresa necesita incorporar mecanismos para garantizar su correcto funcionamiento. La complejidad de la estructura empresarial obliga a adoptar medidas y procedimientos para evaluar sus distintos niveles de actuación: contable, en relación con el servicio, procesos administrativos, cuestiones fiscales, etc. Es habitual que las empresas dispongan de herramientas y de profesionales destinados al control de los procesos internos.

El control interno sirve para supervisar el correcto funcionamiento de una estructura y de todo el conjunto de una empresa. En el proceso de actividad empresarial puede haber desviaciones y anomalías diversas: procedimientos irregulares, sistemas de trabajo mejorables, corrupción en algún departamento o cualquier factor que distorsione el buen funcionamiento. En consecuencia, es imprescindible crear sistemas de control interno. Para ello, son habituales las auditorías contables o de servicios, mediante las cuales es posible detectar deficiencias técnicas que deben ser posteriormente corregidas.

La finalidad del control interno es mantener un correcto sistema de actuación y, en último término, que la rentabilidad económica de la empresa pueda lograr sus objetivos.

El control interno de una empresa es una garantía a la hora de desarrollar un proyecto. Permite evaluar una situación de una manera objetiva, aplicar medidas correctoras y preservar el buen funcionamiento de una entidad.

Definición Siguiente >>