Definición de Crímenes de Odio

Uno de los problemas más duros que puede enfrentar una sociedad o una comunidad de individuos es aquel que tiene que ver con el cometer delitos a partir de actos de odio, de discriminación, de xenofobia o de desprecio hacia otro que es distinto al que comete los delitos. Los crímenes de odio como se los conoce son un problema muy grave ya que normalmente tienen que ver con conductas colectivas y no solamente individuales o de personas que actúen de manera aislada.

Cuando una sociedad permite la existencia de los crímenes de odio

Para que este tipo de delitos a los que hacemos aquí referencia tomen lugar en una sociedad es claro que muchas cosas deben pasar antes. En primer lugar, debe existir una diferencia (natural o artificialmente creada) entre los integrantes de esa comunidad. En algunos casos, esas diferencias pueden generar la idea de superioridad de algunos grupos sobre otros así como también actitudes de desprecio, discriminación o justificación de esa diferencia a partir de supuestos hechos reales. En este sentido, un claro ejemplo fue lo que sucedió en la Alemania nazi, en la cual se justificó cultural y económicamente el maltrato, desprecio y aniquilación de los judíos por considerarse que ensuciaban la sangre y el bienestar de los alemanes puros.

Los crímenes de odio son la punta del iceberg de una sociedad violenta que, además, avala este tipo de comportamientos tanto desde la acción o justificación de esos delitos tanto como por omisión o indiferencia ante esos delitos. Muchas veces este tipo de agresiones y formas de violencia se pueden volver muy peligrosas ya que son difíciles de controlar desde el Estado (si no es este quien las incita).

El problema de los crímenes de odio si son estimulados desde el Estado

Tal como dijimos, los crímenes de odio en base a la etnia, la cultura, la religión, la condición social o económica, la identidad de género, etc. es un problema si parte desde individuos o sujetos aislados que pueden cometer agresiones difíciles de controlar y de erradicar.

Sin embargo, es un grave problema cuando estos crímenes están justificados o legitimados desde los funcionarios que componen a un Estado ya que eso hace que cualquier individuo se sienta con el poder como para cometer esos delitos. Para entender esto hay que tener en cuenta que en la sociedad muchas veces existe una base de prejuicios que subyace a la rutina cotidiana y que puede explotar cuando desde el poder se legitima que algunas de las personas que habitan en la comunidad sean agredidas, violentadas, despreciadas, atacadas y puestas en peligro de muerte.

Imagen: Fotolia. MargaretClavell

Definición Siguiente >>