Definición de Cuento

El cuento es la narración de una historia ficcional, generalmente breve, donde se observa una sola trama y conflicto al que se enfrentan un número de personajes reducido. A diferencia de otros géneros literarios, el cuento se destaca por hacer énfasis en un hecho puntual, es decir, a una acción concreta planteada por el autor.

Estructura del cuento

La concepción más tradicional del cuento indica que se conforman de tres partes principales: planteamiento, nudo o desarrollo y desenlace. En el planteamiento se presenta a los personales y son expuestas sus condiciones iniciales antes de que ocurra la peripecia principal.

Posteriormente, durante el nudo, vemos la aparición del problema o conflicto y comienza a desarrollarse la anécdota; observamos como el personaje principal responde a los acontecimientos a los que es enfrentado por el autor, al mismo tiempo que, en caso de haberlos, los personajes secundarios interfieren en el desarrollo de la historia.

Por último, en el desenlace encontramos la resolución, o no resolución, del conflicto establecido con anterioridad.

Las tres partes del cuento descritas pueden resumirse a través de la premisa: un personaje principal que persigue un objetivo y existen circunstancias que se lo impiden.

Elementos del cuento

Además de la historia y de la estructura a través de la cual se desarrolla, también encontramos otros elementos que influyen en la narración de un cuento, a decir: los personajes, la atmósfera y la voz narrativa.

En cuanto a los personajes, como se mencionó anteriormente, el número de ellos tiende a ser reducido, sin embargo, por lo común encontramos dos que, podría decirse, son imprescindibles: el personaje protagónico y el antagonista. El primero es aquel que tiene el objetivo, es decir, el que se ve enfrentado a un conflicto que debe intentar resolver lo consiga o no. Por lo que respecta al segundo, este representa a la fuerza opositora al protagonista; es quien opondrá resistencia a que el objetivo del personaje principal se cumpla. Además de estos, en ocasiones podemos encontrar personajes secundarios que, si bien tienen implicaciones en la trama, no la determinan.

Otro de los elementos importantes en la narración de un cuento es la atmósfera, esto es, la ambientación de los espacios, el clima e incluso de las sensaciones que transmiten los personajes de la historia que estamos leyendo. Una atmósfera bien construida hace que el lector logre crear sensaciones de angustia, tensión, oscuridad, frío, alegría o incertidumbre; consigue que quien lee el cuento se sitúe en el mismo tiempo y espacio que los personajes y, de esta forma, pueda crear una mayor sensación de empatía para con los mismos.

Por último, la voz narradora, es decir, quien está contando la historia y nos hace conocerla, es otro de los elementos fundamentales en el relato. En este sentido, encontramos que son tres las voces a través de las cuales se puede contar una historia. La primera persona cuenta desde la perspectiva de uno de los personajes, ya sea el protagonista o un narrador testigo. Por su parte, la segunda persona suele ser muy poco utilizada, sin embargo, se utilizar en aquellos cuentos cuya narración va dirigida a otro de los personajes, al propio narrador a manera de desdoblamiento, o incluso al lector. La tercera persona es probablemente la más utilizada para la narración de cuento, más aún aquella conocida como voz omnisciente, la cual se trata de un narrador que sabe todo de la historia, del ambiente y de los personajes.

Diferencias entre el cuento y la novela

Sin duda, todos estos elementos presentes en el cuento también los encontramos en otras formas narrativas como la novela, empero, el tratamiento que se les da en uno y otra difiere, ya que los objetivos literarios son distintos. Muchas veces se ha dicho que la principal diferencia entre cuento y novela, siendo ambos géneros literarios que utilizan la prosa para forma fundamental, es simplemente la extensión: el cuento breve y la novela mucho más larga.

Sin embargo, más allá de la longitud de los textos, existen características propias de cada uno que la diferencia de manera más formal. En lo que respecta a las tramas y las subtramas. El cuento, como ya se ha dicho, tiene un hecho puntual específico, lo que provoca que no existan subtramas, por el contrario, la novela tiene varias, las cuales se van entrelazando con la historia principal e interfieren en el desarrollo del protagonista.

Otra diferencia fundamental: en la novela vemos el desarrollo y los cambios físicos o de carácter del personaje principal, mientras que, en el cuento, nos enteramos de un hecho particular que lo ha afectado en un momento y espacio determinado.

Si bien el cuento tiene tendencia a la brevedad y la novela a la extensión, esto no define ni al primero ni a la segunda en sus cualidades y finalidades. En resumen, tal como lo decía Cortázar en su decálogo para escritores: el cuento gana por nocaut y la novela por puntos.

Definición. Siguiente >>

Autora

Escrito por Ángeles Ortiz-Espinoza para la Edición #103 de Definición MX , en 09/2021. Ángeles es Lic. en Ciencias Políticas, artista plástica y de la escena, escritora e investigadora social, con amplia experiencia en publicaciones a nivel académico y literario.

Más definiciones del autor