Definición de Diálogo

DialogoUn diálogo es una conversación entre dos o más personas. Es probablemente la forma más natural de comunicarnos.

Dialogamos por una necesidad vital. Nos permite dar a conocer nuestras ideas e inquietudes. Al mismo tiempo, nos pone en contacto con los demás. Lo hacemos de una manera espontánea, como la expresión natural del lenguaje.

Si bien la idea del diálogo es sencilla, tiene ciertos matices que vale la pena recordar. Algunos pensadores clásicos griegos (especialmente Sócrates) no otorgaban una especial importancia a la comunicación escrita y defendían sus ideas a través de la comunicación oral y, por lo tanto, mediante el diálogo. Esta era la forma más adecuada de defender unas ideas, de contrastarlas con otras personas y de intentar llegar a una conclusión. Su defensa del diálogo tenía un objetivo: alcanzar la verdad. Esta práctica socrática tuvo una notable influencia en su discípulo más notable, Platón. Para mantener el espíritu de su maestro Platón escribió sus obras con un formato dialogado (los conocidos diálogos de Platon, en los que los personajes mantienen un debate permanente como método para acercarse a la verdad).

Al margen de la vida cotidiana, el diálogo forma parte de la literatura a través del teatro, está presente en la mayoría de terapias psicológicas y es una herramienta imprescindible para la negociación.

La voz interior

De una u otra forma, todos mantenemos un diálogo interior. Se considera que esta relación con nosotros mismos se produce entre dos dimensiones mentales: la consciente y la inconsciente.

El diálogo interior obedece a la necesidad de encontrar un equilibrio personal, por lo que en ocasiones nos planteamos preguntas más o menos concretas. Es aconsejable que dichas preguntas se planteen adecuadamente, es decir, en positivo. Si alguien se dijera "por qué todo me va mal", estaría provocando una respuesta poco satisfactoria. En cambio, si el planteamiento fuera "qué he aprendido" estaría formulando una pregunta que invita a un diálogo fructífero.

Algunos psicólogos afirman que el tipo de diálogo interno que tengamos es determinante, puesto que condiciona la imagen propia, la valoración que tenemos sobre nosotros.

Si el diálogo interno es destructivo u obsesivo, se recomienda emplear alguna estrategia para acallarlo (una de ellas sería aprender a escuchar al yo interior, el que nos dice lo que verdaderamente queremos hacer).

Definición Siguiente >>