Definición de Domicilio fiscal

Domicilio-fiscalSi pensamos en lo que significa el concepto de domicilio, automáticamente nos viene a la mente una definición fácil: la identificación del lugar donde vivimos. Sin embargo, si añadimos el calificativo fiscal, la definición ya es más compleja. Su significado se enmarca dentro de las relaciones entre los individuos o entidades y la administración, concretamente con los departamentos encargados de recaudar impuestos ( en el caso de España recibe el nombre de Agencia Tributaria o, en el lenguaje popular, Hacienda ).

Los ciudadanos y entidades tienen la obligación de establecer un domicilio fiscal, un lugar donde el departamento de hacienda pueda localizarlos y comunicarse con ellos para dirigir sus diligencias: pago de impuestos, aplazamientos de deuda, inspecciones o cualquier otro trámite similar.

Con cierta frecuencia, hay una confusión con este término, porque también existe el domicilio social. En este caso se refiere a la inscripción de un domicilio en un registro y se refiere a la ubicación de una entidad, su sede central. Puede coincidir con el domicilio fiscal, pero no necesariamente.

Las personas físicas tienen, por regla general, un domicilio que es el mismo que su domicilio fiscal

El pago de impuestos es una obligación ciudadana y, tal y como su nombre indica, es una imposición, ya que nadie los paga voluntariamente. Como a nadie le gusta pagar por su actividad profesional, intenta hacerlo en las mejores condiciones posibles. Con otras palabras, intenta pagar la menor cantidad posible. La complejidad en la legislación puede ser muy elevada y esto origina que la domiciliación fiscal sea un factor decisivo en la rentabilidad empresarial. Pongamos un ejemplo situado en España. No hay una única legislación en cuanto a la tributación, por lo que cada región o comunidad tienen sus propios impuestos. Por este motivo, hay entidades que optan por establecer su domicilio fiscal en un lugar, aunque su actividad principal radique en otro. Esta estrategia es perfectamente legal, pero tiene claramente una intención concreta: minimizar sus obligaciones tributarias.

Uno de los domicilios fiscales más famosos son los paraísos fiscales. Hay un número considerable de ellos y su principal característica es facilitar la evasión de impuestos. Esto origina que las grandes fortunas domicilien sus actividades económicas en estos lugares.

Definición Siguiente >>