Definición de Emociones Básicas

Todo lo que sucede en nuestro entorno personal nos provoca alguna reacción emocional. Hay emociones gratificantes y otras totalmente desagradables. En el ámbito de la psicología se ha acuñado el concepto de emoción básica para referirse a aquella vivencia interior que cualquier individuo puede experimentar a lo largo de su vida.

La clasificación de las emociones básicas de Daniel Coleman, el gurú de la inteligencia emocional

En su obra "La inteligencia emocional" este psicólogo estadounidense analiza seis emociones fundamentales: felicidad, tristeza, enfado, sorpresa, miedo y disgusto.

Como todos sabemos, la felicidad es la sensación de plenitud interior que experimentamos en ciertos momentos. Así, cuando estamos con amigos en una situación agradable o cuando nos dan una buena noticia nos sentimos felices.

La vivencia opuesta a la felicidad es, lógicamente, la tristeza. Con esta sensación experimentamos desasosiego, decaimiento y desmotivación general. Una ruptura sentimental o la pérdida de un ser querido son circunstancias asociadas a esta emoción básica.

Sentimos enfado cuando algo nos irrita, molesta u ofende. Un clásico momento de enfado tiene lugar cuando alguien toma prestado un objeto de valor que nos pertenece y nos lo devuelve con algún desperfecto.

Ciertos acontecimientos que no esperamos nos producen sorpresa, la cual puede ser agradable o desagradable. Recibir un regalo inesperado o encontrar en nuestro hogar un animal repugnante provoca este tipo de emoción.

El miedo es una alteración negativa del ánimo y está asociada a la angustia. Sentimos miedo cuando una amenaza peligrosa aparece ante nosotros o cuando hay una crisis económica que pone en peligro nuestro puesto de trabajo.

El disgusto se refiere a todo aquello que produce desagrado, molestia o incomodidad. Si las personas que nos rodean son agresivas e irrespetuosas experimentamos esta emoción básica.

En el Reino animal

Los animales también experimentan emociones básicas, las cuales son semejantes a las que tenemos los seres humanos. Un perro puede reaccionar con alegría cuando se encuentra con su amo, un caballo siente miedo si ve un peligro inminente y un delfín se sorprende cuando algo inesperado sucede a su alrededor.

El estudio de las conductas y las emociones animales es realizado por una disciplina científica, la etología. Algunos etólogos sostienen que los animales son emocionalmente muy parecidos a los humanos, pues sienten empatía, rabia, tristeza, compasión, amor o frustración.

Imagen Fotolia. iracosma

Definición Siguiente >>