Definición de Encefalitis

Se conoce como encefalitis a la infección de las estructuras que conforman el encéfalo, estas son el cerebro, el cerebelo y el tallo cerebral. Este trastorno es más común en la infancia, en especial en niños menores de dos años.

El sistema nervioso se encuentra integrado por varias estructuras comunicadas entre sí, por lo que es posible que la infección abarque a otras estructuras además del encéfalo. De esta forma se habla de meningoencefalitis cuando se afectan el encéfalo y las membranas que lo rodean llamadas meninges, o encefalomielitis cuando además del encéfalo se afecta la médula espinal.

Las encefalitis son debidas principalmente a infecciones por virus

La principal causa de encefalitis es la infección por virus. Esto se debe a que estos microrganismos alcanzan más fácilmente al sistema nervioso que los agentes como las bacterias y los hongos.

Los principales virus relacionados con el desarrollo de encefalitis son el virus del sarampión, rubeola, parotiditis, polio, herpes, influenza, enterovirus. De estos agentes, el virus del sarampión es capaz de producir encefalitis en 1 de cada 1000 personas que desarrollan la enfermedad. Más recientemente el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) se ha convertido en un agente causante de este trastorno.

Otras causas menos comunes de encefalitis son las infecciones por bacterias como la tuberculosis, hongos como el criptococo, histoplasma y parásitos como el plasmodium causante del paludismo y el tripanosoma relacionado con la enfermedad del sueño.

Cómo reconocer una encefalitis

La infección de las estructuras del sistema nervioso hace que estas dejen de funcionar adecuadamente. Por esta razón, las encefalitis se manifiestan con síntomas variables como los cambios de conducta, trastornos de los movimientos, temblor, parálisis, sensaciones anormales en el cuerpo o convulsiones.

En casi todos los casos hay alteración del estado de alerta. Los enfermos con encefalitis se encuentran somnolientos y pueden llegar desarrollar un estado de pérdida de la conciencia conocido como estado de coma. Debido a su origen infeccioso casi siempre están precedidas por episodios de fiebre o por el antecedente de un viaje a una región epidémica para alguna enfermedad o bien la aplicación de alguna vacuna.

La vacuna trivalente viral o triple vírica es la que con mayor frecuencia se asocia con el desarrollo de encefalitis por vacunación. Esta vacuna se administra para brindar protección frente al sarampión, parotiditis y rubeola. Aunque las encefalitis puedan ocurrir como consecuencia de la administración de una vacuna, esto es muy poco frecuente y siempre es mucho mayor el beneficio de vacunar a los niños, de hecho la vacunación ha llevado a que hayan disminuido notablemente los casos de encefalitis.

Ante estos síntomas es importante acudir al médico quien deberá efectuar una serie de análisis para confirmar la infección del sistema nervioso. Estas incluyen la realización de un examen neurológico, estudios de laboratorio tanto de sangre como del líquido cefalorraquídeo (obtenido mediante un procedimiento llamado punción lumbar) y la obtención de imágenes por resonancia magnética.

El tratamiento de las encefalitis es complejo

Las encefalitis son situaciones graves que ameritan mantener a los enfermos en unidades de cuidados intensivos para estabilizarlos y evitar secuelas graves. Una vez que se identifica el microorganismo que la origino, se procede a colocar el medicamento especifico. Si esta condición no es tratada adecuadamente puede ocasionar la muerte del paciente.

Una vez pasada la fase crítica el paciente debe ser evaluado regularmente por el médico neurólogo quien deberá identificar y tratar las secuelas que queden como consecuencia del daño al encéfalo. En este tratamiento entran también los médicos fisiatras y los fisioterapeutas quienes tendrán a su cargo la rehabilitación de secuelas como los problemas motores.

Imagen: Fotolia. Kateryna_Kon

Definición Siguiente >>