Definición de Imprudencia

Una imprudencia es un acto irreflexivo o torpe que implica un cierto riesgo para el que lo comete o para otros. A la persona que actúa de esta manera se le llama imprudente. En español abundan los sinónimos de este adjetivo, como atrevido, irresponsable, insensato, negligente o descuidado.

En el ámbito del derecho existen distintas formas de entender la imprudencia

Dependiendo de las consecuencias de las acciones, las imprudencias pueden ser leves o graves. Si son graves, se les conoce como temerarias. Las leves no suelen acarrear ningún tipo de responsabilidad penal, pero las temerarias son consideradas como un delito y llevan implícitas una responsabilidad penal.

En la conducción de vehículos y en el campo de la salud

Quien lleva una bicicleta, un automóvil o una motocicleta puede hacerlo de manera responsable o bien de una forma imprudente. Ciertas formas de conducción son especialmente imprudentes, como conducir bajo los efectos del alcohol, no respetar las señales de tráfico o consultar el móvil mientras se conduce. Éstos y otros hábitos son muy arriesgados y en ocasiones tienen consecuencias fatales.

Para que no ocurran se adoptan dos tipos de medidas: multas y campañas de concienciación ciudadana. A pesar de ello, las conductas temerarias continúan produciéndose.

Un estilo de vida poco saludable es un claro ejemplo de comportamiento imprudente. Las personas que fuman en exceso, que no comen de manera equilibrada y que llevan una vida sedentaria están actuando contra su propia salud. Este tipo de hábitos tienen un componente potencialmente dañino y por este motivo se les considera imprudentes.

La prudencia está asociada a la reflexión y a la prevención

Antes de cualquier actuación con un riesgo potencial, es aconsejable tomar conciencia sobre las consecuencias de nuestros actos. Las personas prudentes piensan antes de actuar, valoran los pros y los contras e intentan minimizar los riesgos en sus actuaciones. La precipitación y la improvisación son los enemigos de la prudencia.

Por lo general, el imprudente tiene una falsa sensación de seguridad y cree que las desgracias le ocurren a los demás y no a él. En este sentido, el mejor antídoto contra la imprudencia es la prevención. En el mundo laboral se aplican protocolos estrictos para reducir los accidentes de trabajo y este tipo de estrategias son conocidas con la etiqueta de prevención de riesgos laborales.

Imagen: Fotolia. AntonioDiaz

Definición Siguiente >>