Definición de Inquisición

La Iglesia Católica ha sido una de las más fuertes instituciones de control y supervisión a lo que se entiende como libertades individuales. Esto se ha hecho especialmente visible en el caso de la Inquisición, un organismo interno a dicha Iglesia destinado principalmente a controlar y eliminar todos los elementos que se consideraran peligrosos y problemáticos para la religión.

Origen y razón de surgimiento

La Inquisición fue una institución importantísima en la Edad Media, época en la que la religión era parte central de la vida cotidiana en Europa. Surge en Francia en el siglo XII, más específicamente en el año 1184 con el objetivo principal de terminar con la herejía y con todas aquellas formas de comportamiento que pudieran ser consideradas peligrosas o dañinas para la fe y la moral cristiana.

Luego, a fines del siglo XV, en 1478, la Inquisición se implementa en España, país donde tendrá más fuerza y donde realizará la mayor parte de las persecuciones conocidas. Recordemos que para esa época en España se concentraban diferentes identidades religiosas además de la cristiana: había una importante presencia de judíos y de árabes o moros, aunque también se luchaba contra la magia negra y el paganismo. Para los Reyes Católicos, la eliminación de estos elementos para unificar el territorio era una medida fundamental de éxito.

Funcionamiento y estructura de la institución

Como toda institución social, la Inquisición mantenía una fuerte estructura jerárquica que hacía que sus brazos llegaran fácilmente a todas partes y controlaran a todo aquel individuo que en el territorio designado pudiera ser considerado peligroso. La cabeza de tal organización era el Inquisidor General, responsable de todas las decisiones que se tomaran y de implementar métodos de persecución y asolación a la herejía.

El primer Inquisidor General conocido en España fue Tomás de Torquemada, minucioso religioso que estuvo a cargo de la mayor persecución y control a los judíos de España. La institución funcionaba con un aceitado sistema de control que se extendía incluso a aquellas personas cristianas a las que se incentivaba a denunciar a quienes consideraran peligrosos. A las personas reconocidas como herejes se les realizaba un juicio y posteriormente se determinaba una pena o castigo que en la mayoría de los casos era la muerte, pudiendo pasar antes por la tortura.

Los problemas de la Inquisición

Si bien es innegable el aporte de una institución tal en la construcción de la identidad cristiana en Europa, también es importante señalar que la misma se manejó con un alto nivel de crueldad que significó la censura, las violaciones a la libertad, la violencia, la persecución religiosa y la tortura. Todos estos elementos han servido para construir y reafirmar con el tiempo la necesidad de reconocer la libertad religiosa como un derecho importante para los individuos.

Imagen: Fotolia. monropic

Definición Siguiente >>