Definición de Intersexualidad

En los últimos tiempos, encontramos en gran parte de las sociedades de Occidente una cada vez mayor apertura para reconocer y aceptar la existencia de diversas identidades sexuales que pueden tener que ver tanto con aspectos físicos del organismo que escapan a la heternormatividad o con la elección conciente y libre de cómo vivir la sexualidad desde un punto de vista emocional.

¿De qué hablamos cuando hablamos de intersexualidad?

Como sabemos con muchos otros ejemplos, no existe hoy en día una única manera de vivir la sexualidad. A pesar de que la dualidad hombre-mujer sigue existiendo y aparece en gran parte como la única variedad posible de identidad sexual, cada vez es más fuerte la presencia de otros ejemplos que puedan hacer tambalear el predominio de aquella creencia que sostiene que uno es hombre o mujer y no puede haber terceras opciones.

En el caso de la intersexualidad hacemos referencia a aquellas personas que cuentan con determinados genitales pero que los mismos no necesariamente coinciden con el sexo que la persona posee, por ejemplo si tiene cuerpo de mujer puede contar con genitales masculinos o viceversa. También puede darse el caso en el cual la persona cuenta con ambos tipos de genitales. El término intersexualidad ha sido establecido para dejar de lado el de hermafrodita y sirva para hacer referencia a una sexualidad que escapa a los parámetros de lo comúnmente entendido como tradicional.

La problemática de la identidad sexual en estos casos

Es importante aquí señalar que una persona que nace con características como las descriptas puede o puede no sufrir cierto tipo de conflicto emocional y psicológico respecto de su sexualidad. Mientras hay personas que logran aceptar su condición de intersexualidad y decidir cómo se sienten más cómodas con ella, es cierto también que muchas personas sufren esta situación y deben enfrentar problemas en la convivencia social que muchas veces son duros y difíciles de resolver.

Por mucho tiempo, estas cuestiones fueron entendidas como una enfermedad y la medicina no proponía otro camino distinto al de la operación y corrección de los genitales, lo cual fácilmente podía generar dolor o sufrimiento en la persona.

En este sentido, la intersexualidad implica un trabajo psicológico y emocional de aceptación del cuerpo de uno mismo que puede llevar años, incluso toda una vida. Operaciones o acciones sobre el mismo cuerpo pueden ayudar a definir la identidad sexual, pero principalmente es esencial para la calidad de vida de estas personas la autoaceptación y el autoestima que les permita sentirse iguales a otros y, por consiguiente, con los mismos derechos a disfrutar de una buena calidad de vida.

Imagen: Fotolia. natakuprova - iulianvalentin

Definición Siguiente >>