Definición de Lesión Física

Se entiende por lesión a una marca o lastimadura que puede tener una persona a partir de realizar diferentes actividades o por accidente. Usualmente comprende un tipo de herida que puede ser fácilmente recuperable aunque otras veces puede implicar algún tipo de intervención o cuidados extra, más tiempo de recuperación. Este tipo de situaciones tienen un elemento en común y es que siempre generan algún cambio o transformación en el organismo y que la persona siempre necesitará algún tipo de tratamiento para recuperarse.

Tipos de lesiones y sus consecuencias

Se pueden dividir en externas e internas. Las primeras son las más visibles, pueden deberse a accidentes, a agresiones, etc. Por ejemplo, un corte o una lastimadura sobre la piel. Estas suelen ser relativamente fáciles de solucionar ya que por lo general son superficiales y pueden no afectar a los tejidos internos, salvo en el caso de quemaduras muy graves.

Por otro lado existen las internas, que necesariamente son más graves y peligrosas ya que requieren de intervenciones o cuidados más profundos. En este caso, el trabajo de los profesionales de la salud es importantísimo para poder curar la lesión sin que esta perjudique a otras partes del organismo o genere efectos secundarios como infecciones.

Prevención de las lesiones: un mundo de acciones a tomar

Cuando se habla de la posibilidad de lesionarse, hay varias cosas que se pueden hacer para evitar problemas mayores. Por un lado está la prevención propiamente dicha que es básicamente ser cuidadoso con lo que uno hace, con las actividades o con la protección que se lleva (por ejemplo, usar casco si se anda en bicicleta). Pero por otro lado está lo que se puede o debe hacer en caso de que la lesión ya se haya presentado.

El botiquín de primeros auxilios es siempre central para poder solucionar al menos situaciones simples: alcohol, gasa, vendas, líquidos para curar heridas, incluso azúcar para parar un sangrado, etc. Luego están otras acciones como por ejemplo realizar un torniquete en un miembro del cuerpo (brazo o pierna) con vendas o trapos de modo de ajustar el sangrado e impedir que la persona pierda mucha cantidad de sangre.

Por último están las acciones que pueden implicar una mayor duración, que ya entran en el grupo de la rehabilitación. Esto es importante en el caso de lesiones internas de músculos, huesos o tendones que obligan al cuerpo a estar en reposo y suponen una posterior rehabilitación para recuperar la fuerza y la condición normal de funcionamiento.

Imagen Fotolia. lzf

Definición Siguiente >>