Definición de Manía

Dentro de las condiciones psicológicas que pueden considerarse problemáticas o enfermedades encontramos a la manía. Este tipo de trastorno afecta a las personas de modo tal que presentan rasgos extremadamente obsesivos respecto de objetos, personas o situaciones y eso puede resultar en complicaciones para llevar una vida usual, así como también puede ser un problema o peligro para terceros.

La manía como una enfermedad que trastorna nuestra vida social

La manía es una condición psicológica que se relaciona con el cambio de los estados de ánimo de una persona. A diferencia de lo que ocurre con una persona que sufre depresión, el maníaco tiende a mostrar rasgos de alta excitación y aceleración que lo llevan a realizar acciones impulsivas, sin conciencia de los peligros o de los riesgos. También existen sin embargo los maníaco-depresivos que, en términos generales, muestran una ambivalencia entre ambos estados.

La manía es una complicación muy profunda a nivel social ya que la persona además de sufrir la falta de conciencia sobre sus actos, puede actuar lastimándose o lastimando a terceros. La manía además se hace presente con rasgos obsesivos que pueden verse en una acción simple como por ejemplo limpiar de manera exagerada algo y sufrir por seguir notando suciedad o perseguir a una persona por considerarla que es vital para la existencia. En cualquiera de los casos, quien sufre de manía se ve en un nudo de angustia y sufrimiento que sólo se calma temporalmente al lograr el objetivo pero si el mismo no es asegurado la persona puede descontrolarse de manera significativa.

La manía asociada al fanatismo o las actitudes emocionalmente abusivas

Usualmente, en la vida cotidiana se acostumbra a hablar de las manías como una actitud normal y común, especialmente entre determinados grupos etarios o sociales. En este sentido, lo que conocemos hoy en día como fanáticos de algo son vistos como personajes simpáticos que tienen mucho interés por un objeto, acción o persona pero en la realidad confundimos los términos y dejamos de prestar atención que muchas veces quienes son fanáticos extremos de algo o alguien pueden convertirse fácilmente en maníacos.

Hay muchos casos documentados de personas que, bajo el halo del fanatismo, han atacado, perseguido y acosado a quienes son famosos o incluso sin que la otra persona lo sea. Se establece en ese caso una fantasía de vínculo existente que la persona maníaca no puede dejar de lado. Al mismo tiempo, muchas veces la aceleración se hace visible en la hiperquinesis, en la incapacidad para reflexionar antes de tomar decisiones, en la constante fabulación y fabricación de fantasías, incluso en el consumo de drogas que contribuyen a profundizar el estado como por ejemplo la cocaína u otras drogas sintéticas.

Imagen: Fotolia. Oldboy Martin

Definición Siguiente >>