Definición de Mesoamérica

Se conoce como Mesoamérica al área cultural que abarca lo que actualmente es Guatemala, Belice, gran parte de México, el norte de El Salvador y el norte de Honduras. Históricamente, los grupos indígenas localizados en esta área tuvieron una intensa relación que derivó en ciertas características comunes entre ellos, desde época prehispánica hasta el presente.

El nacimiento de Mesoamérica como concepto

A comienzos del siglo XX, las corrientes difusionistas tuvieron cierto impacto en la antropología estadounidense. El difusionismo defendía un modelo teórico según el cual ciertas zonas innovadoras de cultura extendían su influencia sobre otras zonas que adoptaban estos aportes culturales. Influenciados por el difusionismo, los teóricos estadounidenses y, en especial, Alfred Kroeber desarrollaron un modelo de áreas culturales, las cuales eran regiones delimitadas que compartían ciertos rasgos comunes.

Basándose en el modelo de áreas culturales, Paul Kirchhoff, Roberto Weitlaner y Wigberto Jiménez Moreno definieron el área cultural de Mesoamérica en el XXVII Congreso Internacional de Americanistas, celebrado en Ciudad de México en 1939.

Rasgos culturales mesoamericanos

Kirchhoff, Weitlaner y Jiménez Moreno definieron Mesoamérica (la América intermedia) como una región que abarcaba desde el centro de México hasta el Río San Juan en Centroamérica. En esta área se dieron una multiplicidad de grupos culturales que compartieron una serie de rasgos culturales como fruto de una historia común.

Para la delimitación de esta área cultural, estos autores enumeraron una larga lista de rasgos culturales compartidos. Entre ellos se encuentran una agricultura sustentada en la técnica de roza y quema y basada en tres productos principales (maíz, frijol y calabaza), conocidos como la triada mesoamericana; el cultivo del maguey y del cacao; la existencia del juego de pelota y del ritual de los voladores; la utilización de un calendario mesoamericano producto de la combinación de un calendario ritual de 260 días y un calendario agrícola de 360 días; el empleo del papel (amate); los sacrificios humanos; la presencia de pirámides escalonadas y la existencia de un panteón común de deidades similares.

Periodos de la historia mesoamericana: Preclásico, Clásico y Postclásico

La historia mesoamericana prehispánica ha sido dividida por los especialistas en tres grandes periodos.

El primero de ellos sería el periodo Preclásico, que se extiende entre el 2.400 a.C. y el 250 d.C. En esta etapa la cultura predominante fue la olmeca, localizada en el Golfo de México y conocida, entre otras cosas, por sus enormes cabezas colosales y sus figuritas con aspecto de bebé (figuritas baby face). Los olmecas se asentaron en dos ciudades principales: San Lorenzo Tenochtitlan, primero (1.800 a.C.-900 a.C.) y La Venta, después (900 a.C.-400 a.C.). El estilo artístico olmeca se extendió por toda Mesoamérica y es posible encontrarlo, por ejemplo, en la costa de Guerrero, en el centro de México o en el área maya.

La segunda etapa es conocida como el periodo Clásico, situado temporalmente entre el 250 d.C. y el 900 d.C. La primera mitad de esta etapa estuvo dominada por la cultura teotihuacana, la cual floreció en el centro de México y cuya influencia se extendió por el resto del área cultural. Durante este periodo también se dio el gran esplendor de las ciudades-estados mayas en el sur de Mesoamérica. En el área de Oaxaca, destacó la ciudad zapoteca de Monte Albán.

La última etapa de la historia prehispánica de Mesoamérica es conocida como el periodo Postclásico, desarrollado entre el 900 d.C. y 1521 d.C. Entre el 900 d.C. y el 1.200 d.C. sobresalió la cultura tolteca, cuya principal ciudad, Tula, se encontraba en Hidalgo. Era una cultura militarista cuya influencia se dejó sentir hasta el área maya, en la península de Yucatán. Entre 1200 d.C. y 1521 d.C. tomó el relevo el Imperio mexica que, desde Tenochtitlan, en el valle de México, se extendió por el resto de Mesoamérica sometiendo a varios grupos culturales. Su gran rival, el Imperio tarasco del occidente de México, resistió el embate mexica y mantuvo su independencia.

La historia mesoamericana no finalizó en 1521 d.C. con la Conquista de Tenochtitlan. Muchas sociedades indígenas resistieron ante los ataques españoles durante un tiempo. Otros grupos indígenas, como los tlaxcaltecas, mantuvieron una serie de privilegios durante la Colonia, tomando un papel protagónico. Hoy en día, la población indígena mesoamericana sigue conformando una fuerza social y cultural importante en los territorios en los que residen.

Definición. Siguiente >>

Referencias Bibliográficas

• Paul Kirchhoff (2009 [1943]): "Mesoamérica. Sus límites geográficos, composición..." Xalapa: Al Fin Liebre

• Jesús Jauregui (2008): “Quo vadis, Mesoamérica”. En Antropología Nueva, Época n.82. pp. 3-31

Autor

Escrito por Ana Somohano para la Edición #104 de Definición MX , en 09/2021. Ana es historiadora por la Universidad Complutense de Madrid y maestra en Estudios Mesoamericanos por la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha realizado trabajos de investigación en México, Guatemala, Honduras y Perú, y se desempeñó como curadora en el Dpto. de las Américas en el Museo Británico.

Más definiciones del autor